martes 22/9/20

José María Arias pide un pacto social que evite que Galicia pierda un millón de habitantes hasta 2050

La Fundación Barrié acogió una jornada sobre demografía y el futuro de la comunidad autónoma

José María Arias, en el centro, presidió la mesa que se encargó de la inauguración | javier alborés
José María Arias, en el centro, presidió la mesa que se encargó de la inauguración | javier alborés

El presidente de la Fundación Barrié y de la Zona Noroeste de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), José María Arias, se mostró ayer preocupado por el futuro poblacional de Galicia en la inauguración de un ciclo de conferencias sobre la demografía y el futuro de la comunidad. El representante defendió la necesidad de que las administraciones apoyen a la sociedad para frenar la evolución negativa, que de seguir como hasta ahora llevará a la autonomía a perder un millón de habitantes hasta el año 2050. Otros expertos desgranaron sus diferentes opiniones sobre la delicada situación.

Arias reivindicó la necesidad de dar un giro a las políticas actuales para blindar el crecimiento demográfico de Galicia que pasaría por invertir más en educación, facilitar la llegada de capital externo para invertir en la tierra, utilizar de forma más provechosa los fondos de la Unión Europea y, sobre todo, alcanzar un “pacto de Estado” entre políticos, sindicatos y todo el sector primario para avanzar en la recuperación económica y la creación de empleo que, a la postre, impulsaría la natalidad.

“El primer objetivo es fijar población al territorio y el segundo establecer inversión extranjera y crear empleo”, advirtió, lamentando que iniciativas como el cheque bebé o las posibilidades de conciliación se queden escasas para mantener una tasa de reposición entre la ciudadanía. Todo ello sería preciso para evitar que en 2050 se hayan perdido hasta un millón de habitantes, lo que haría que Galicia tuviera menos vecinos que hace cien años.

Sus cálculos los hizo partiendo de la base del padrón del INE, si bien recordó que en este todavía aparecen muchos gallegos que han emigrado a otros países. De seguir en esta línea se verían afectados numerosos sectores, desde cualquier comercio o servicio por la bajada del consumo a la construcción, porque se necesitarían muchas menos casas.

Luchar contra la pobreza

Al final, desde su punto de vista, se generaría “un efecto pobreza”.  Como ejemplo de buen hacer, apuntó a Irlanda dado que supo reponerse de las crisis poblacionales de los últimos siglos.

Por su parte, el director general de la Fundación Renacimiento Democrático, Alejandro Macarrón, recordó una frase célebre según la cual la caída de la demografía es, de alguna forma, el suicidio de una sociedad.

El especialista mostró una estadística que explicaba que 1976 cada mujer tenía una media de 2,18 hijos, en la actualidad ese dato estaría en 1,3 y en 2050 se situará en unos ratios similares pero con menos mujeres. “Galicia perderá dos tercios de su población y tres cuartos de la fuerza laboral”, alertó, resaltando que cada nueva generación es más reducida que la anterior.

Macarrón fue más allá y comentó que Ourense es “la provincia más envejecida de Europa de al menos 100.000 habitantes”, tras las que estarían Zamora y Lugo. Ante una dinámica que lleva a España a que en 2050 el 51% de sus electores tenga 60 años o más –“en Galicia será peor”–, abogó por promocionar la natalidad.

Pero remarcó: ”Tener hijos cuesta dinero y penaliza a las mujeres en las empresas. Eso hay que compensarlo, no con todos los gastos porque si no, habría quienes tendrían hijos por negocio, pero hay que compensarlo”.

Comentarios