jueves 22/10/20

José Manuel García: “El momento de una alianza para coordinar la ciudad desde la cogobernanza quizá pasó”

El portavoz del Partido Socialista admite que el momento para una pacto estable con la Marea ya pasó, aunque no rechaza acuerdos puntuales. Además, centra sus críticas en la falta de capacidad del Ayuntamiento para gestionar y planificar correctamente, además de su actitud victimista.

José Manuel García asumió la portavocía socialista en febrero | pedro puig
José Manuel García asumió la portavocía socialista en febrero | pedro puig

El portavoz del Partido Socialista admite que el momento para una pacto estable con la Marea ya pasó, aunque no rechaza acuerdos puntuales. Además, centra sus críticas en la falta de capacidad del Ayuntamiento para gestionar y planificar correctamente, además de su actitud victimista.

Mañana va el presupuesto a pleno. ¿Su aprobación agilizará la actividad municipal?
Una vez publicado en el BOP estará con su plena capacidad de operar así que no debería haber ninguna dificultad.

¿Está satisfecho después del estudio de las alegaciones?
Las alegaciones venían más o menos tasadas por el informe del interventor. Flexibilizamos nuestro planteamiento un poco porque el gobierno nos lo pidió y hubo un acercamiento que nos pareció razonable. También nos parecía coherente ajustar el presupuesto a la realidad de la ciudad. No se puede decir que el presupuesto sube cuando debe bajar porque la ciudad genera menos ingresos y tiene que adecuar su nivel de gastos por una pérdida de la capacidad de generar actividad en la ciudad.

El alcalde habla de una estrategia deliberada de la oposición para retrasar la puesta en marcha del presupuesto. ¿Coincide en ello?
Coincido exactamente en lo contrario. Todo hace indicar que hay una estrategia del gobierno para ir permanentemente de víctima. Dijeron que no querían repetir los errores del año pasado y aún no hay presupuesto. Hicieron una cuestión de confianza tarde, mal y a rastro tras intentar dilapidar un esfuerzo negociador que hizo el Partido Socialista en el que no entendemos porqué al final no aceptaron, o entendemos que no lo quieren decir. La única estrategia es que hay que gestionar mejor los asuntos públicos, no se puede estar todos los días con la pancarta porque hay que hacer las cosas con el rigor debido para que salgan en tiempo y forma. Todos estos retrasos son únicamente responsabilidad de gobierno, lo que no pueden pretender es que no utilicemos los plazos que la legislación nos da. Es resultado de una mala planificación que se da en todas las concejalías.

¿Por qué dieron libertad a la Marea para elegir dónde hacer los ajustes tras las alegaciones?
Teníamos dos opciones. Una se centraba en que podíamos presentar las partidas de las que se recortase el dinero de manera que retocaríamos el presupuesto de una manera muy intensa y no queríamos que pasase lo del año pasado para que implementen su presupuesto. Al final, hubo consenso en que fuese el gobierno el que minorase las partidas.

¿Qué le parece que recorten la renta o el mercado de Santa Lucía? 
A la altura a la que estamos ya saben qué partidas no se van a gastar. La renta social, por desgracia, es una de ellas. Vuelve a estar mal planificada, la cantidad presupuestada era muy elevada para el nivel de incorporaciones que había. Me temo que hicieron una petición colectiva de que cada parte diera algo en vez de una cosa un poco más sensata y estratégica en clave ciudad. No hemos visto en detalle el documento, pero nunca hubiéramos tocado el dinero en el ámbito social porque si no se gasta en renta se gasta en emergencia o ayuda a domicilio.

Cuando se presentaron las cuentas fueron muy críticos. ¿Hay algún cambio en este parecer?
No, todo lo contrario. Si quiere un poco más débil en el sentido de que reitera los errores que tenía inicialmente el presupuesto, solo que ahora un poco más acentuados. Falta un proyecto en clave ciudad, no desarrolla los vectores de generación de empleo, dinamización de la actividad económica, no articula muy bien las políticas sociales y educativas, no hay nada destacable. Si me apura, ha empeorado.

¿Llegar a mayo por segundo año sin presupuesto es el ejemplo más claro de la gestión de la Marea?
Es un ejemplo bastante nítido de que las cosas se están haciendo mal, falta capacidad de planificación y estrategia, están tapando agujeros de manera constante y eso es un déficit. El alcalde no está en los asuntos que tiene que estar, él lo reconoció. A las negociaciones no viene, manda a otras personas, pero luego opina, lo que creo que no debe de hacer porque lo hace desde un punto de vista unilateral cuando son negociaciones complejas en las que no está. Son muy pocos, tendrá que estar a lo que está, pero se va a Zaragoza...

Antes de la Comisión de Hacienda se retomaron los contactos PSOE-Marea. ¿Cómo fue ese encuentro?
Cordial. Manifestamos nuestras diferencias, que son sustanciales en algunos campos, otros son coincidentes. Intentamos normalizar las relaciones entre partidos porque hay ámbitos en los que somos afines. Nos gustaría que hubiese una relación más fluida y pudiésemos colaborar en el desarrollo de la ciudad, por eso nos parecía pertinente normalizarlo. Marcamos las diferencias pero entendiendo que hay que generar espacios de acuerdo.

¿Se plantearon temas concretos?
No, hablamos del presupuesto y de cuestiones generales, pero nada en detalle. Siempre que haya que hablar, por nuestra parte no va a quedar.

Tras dos años de mandato y con idas y venidas, ¿todavía hay posibilidad de llegar a una alianza?
Lo veo complicado a estas alturas porque ya la pusimos encima de la mesa hace unos cuantos meses con otra estructura orgánica y no se aceptó, no lo vieron pertinente. Hoy, con tan poco tiempo, esto no es factible.

¿Ya pasó el momento?
El momento de establecer alianzas estratégicas para coordinar la ciudad desde la cogobernanza plenaria quizá haya pasado. Puede haber aspectos en los que podamos profundizar de aquí a final de mandato, pero no están encima de la mesa puestos como la necesidad de una alianza estratégica. Habrá cosas en las que coincidamos y en las que ayudemos, pero no con carácter general.
¿Qué le parecen los cambios de competencias en el gobierno?
Hubiésemos hecho cambios más profundos, es más, algún concejal casi debería dejar de tener competencias porque está demostrando una pasividad demasiado intensa, no solo de no hacer nada, sino de retroceder. La incorporación de competencias (contratación) al ámbito de economía es un error, ya tiene muchos déficit, muchos temas sin resolver como el empleo, los mercados, el comercio o las empresas y ahora le cae otro asunto más complejo. Tampoco se explica porqué se le quita a la responsable de Hacienda. En cuanto a Rocío Fraga con la policía, son cuestiones tácticas del alcalde que entiende que es la mejor para eso, nosotros no. 

¿Cuáles?
Va cogiendo cada concejalía y prácticamente no funciona bien ninguna. No funcionan bien Movilidad, Urbanismo, a pesar de que ha adquirido muchas competencias de otros ámbitos, incluso la transversalidad de áreas de la que hablan. Creo que no dan, es muy difícil porque esos nueve concejales tienen mucha implicación política en los asuntos y no dejan hacer a los funcionarios, muchos con un saber hacer muy consolidado con décadas de experiencia y que hasta la fecha eran referencia en diversos ámbitos. Están los concejales, los asesores políticos y dejan fuera a los funcionarios, es un error.

También se modificaron las atribuciones de la junta de gobierno.
Nos parece mal, van un montón de licencias aprobadas directamente desde que se aprobó el decreto del alcalde, que también nos extraña que se haya hecho tan rápido. Es todo más oscuro y menos transparente, y se contradice con su discurso. Están dilapidando la confianza porque hacen todo solos, no consultan nada con nadie, solo cuando tiene que ir a pleno una cosa descuelgan el teléfono. Creo que lo hacen para que no se vean algunas cosas que van a hacer, no digo que para esconderlas, sino para que no sean objeto de cuestionamiento político y que sea más difícil detectar cosas porque hay que ir a ver los papeles. Es una cosa muy antigua que de nueva política tiene nada. l

Comentarios