domingo 20/9/20

Jesús Celemín | “Una concejalía que no tiene como referente la educación creo que es una concejalía coja”

Concejal de Educación, Cultura y Memoria Histórica

Después de mes y medio en María Pita ya fija el impulso del consorcio de la música, el nuevo contrato para las bibliotecas o el refuerzo de las artes plásticas en las aulas como objetivos prioritarios

El edil en el departamento de Educación, en la Casa Paredes | quintana
El edil en el departamento de Educación, en la Casa Paredes | quintana

Hace mes y medio que se puso al frente de las concejalías de Educación, Cultura y Memoria Histórica, un reto que Jesús Celemín tilda de “esfuerzo grande y apasionante” ya que, a su entender, A Coruña “es la ciudad de la cultura de Galicia”. Leonés de nacimiento, hace nueve años que fijó su residencia en A Coruña, aunque fue en 1987 cuando inició su relación con la ciudad en la que ejerció como profesor hasta su llegada a María Pita.

¿Cómo se encontró las áreas? 

La falta de personal es uno de los mayores problemas. La ley de la tasa de reposición que no dejaba contratar ni reponer los funcionarios se ha notado. Las áreas las encuentras con unas líneas de trabajo, por supuesto, respetables pero diferentes a las que uno entiende que tienen que realizarse. Eso es lo que se está reorganizando para, en los próximos años, dejar una concejalía lo suficientemente sólida a nivel organizativo y estructural y de personal para que luego no se encuentre la siguiente persona con estas dificultades.
 
Recuperan la Concejalía de Educación, algo que también reclamó como portavoz de la Asociación de Directores de Centros Públicos de A Coruña.

Siempre tiene que estar. La educación afecta absolutamente a todos los niveles de la ciudad y creo que es la parte más importante para poder hacer una sociedad mucho más justa, más igual y mucho más atractiva. Es lo primero. Una concejalía que no tiene como referente la educación creo que es una concejalía coja. 

A unos días de comenzar el curso escolar, ¿qué proyectos consideran prioritarios? 

Con este pequeñísimo margen de tiempo que uno tiene, lo que tienes que pensar es que el arranque del curso empiece con todos los programas que tiene la concejalía, que son muchos, preparados. Que los centros puedan recoger esas peticiones para que ellos organicen su calendario y, a partir de ahí, veremos los programas que hay que ir cambiando porque hay algunos que llevan ya mucho tiempo y necesitan un reciclaje o decidir que hay que dejarlos ya apartados y buscar otros. 
Sí me gustaría que hubiera una gran presencia artística (de danza, de pintura, de cine, de audiovisual...) porque me parece que es una materia que no está muy bien tratada, son dos horas a la semana y hay que reforzarla porque ayuda a los críos a ser mucho más libres, comunicativos y expresivos. Y hay otra, que esa creo que se lleva bastante bien, que es la deportiva que también creo que es una parte muy importante. Esos son mis dos pilares más importantes que voy a implantar en estos años.

Como portavoz de los directores de la ciudad pedía ensalzar el gallego, ¿lo hará ahora desde la Administración pública? 

El idioma más importante en Galicia es el gallego porque es el autóctono, el materno. Creo que no puedes negarle la esencia a las personas, por lo tanto, primero el gallego, después el castellano y luego el inglés, posiblemente porque es el idioma que más se habla a nivel de negocios por el mundo. El gallego nos está dando nuestra esencia, las raíces más profundas y la singularidad de este pueblo que es maravilloso entonces no podemos prescindir de él.

Algo que falló en el anterior cuatrienio fue la buena sintonía entre Ayuntamiento y Xunta. ¿Ha tenido ya contactos con la Administración autonómica? 

Sí, de hecho una de las primeras reuniones que tuve fue con el delegado territorial, Indalecio Cabana, para establecer puentes y relaciones de colaboración. Creo que eso es fundamental. Es verdad que el Ayuntamiento se encarga también de muchas obras que a veces la Xunta no hace o viceversa, por lo que creo que es bueno tener una planificación conjunta de las obras que hacemos en los colegios de la ciudad. Y la coordinación tiene que venir también en programas educativos y en otro tipo de iniciativas tanto por parte de ellos como por parte nuestra, ver los problemas que van surgiendo y cómo podemos trabajarlos conjuntamente porque seguro que tienen mejor solución que si solo se toman desde un ámbito.

La tardanza en la resolución de las becas comedor es uno de los problemas a los que se tienen que enfrentar, ¿qué intención tienen de cara a los próximos años? 

Esto es tan sencillo como adelantar la convocatoria. Yo he reforzado también con personal de Educación el área de Servicios Sociales para que las becas estén, si es posible, antes de que comience el curso. Lo que pasa es que los plazos hay que respetarlos y ese va a ser un problema. Esto no debería pasar nunca porque son ayudas que salen todos los años, sabemos que el volumen es muy grande y que requiere un tiempo pero para que no ocurra eso hay que adelantar los plazos. 
También hay que decir que las familias pueden estar tranquilas porque va a ser con efecto retroactivo. Las empresas, en ese sentido, son comprensibles y todo puede tener solución.

¿Entra en sus planes aumentar el número de escuelas infantiles municipales? 

Sí, pero yo a esto le daría una vuelta, porque a veces estamos pensando siempre en hacer edificios nuevos y puede ser que algunos centros, no todos porque eso hay que estudiarlo, sean lo suficientemente grandes y que con ciertas reformas podríamos hacer allí un servicio de Educación Infantil de 0 a 3 años. Nos estaríamos ahorrando espacios y seguramente muchos trámites que iban a ser mucho más rápidos. 

Precisamente, uno de los puntos que se incluyen en el preacuerdo de gobierno firmado con Marea Atlántica marca la gratuidad de la educación de 0 a 3 años a partir del curso 2020-21.

Esa es la idea y, lógicamente, tenemos que llegar a muchos acuerdos con Marea primero porque ideológicamente estamos bastante cercanos y segundo porque son unos socios con los que nosotros tenemos que contar para gobernar, por lo que hay que atender a las demandas y propuestas de Marea.

Uno de sus primeros desencuentros surgió el pasado mes por la gestión de las bibliotecas. 

No lo considero mala sintonía. Planteé la siguiente situación: lo que había llevado a cabo Marea tenía muchos problemas de legalidad e incluso había una serie de recursos en los que se había paralizado. Entonces planteé cual era la prioridad: o seguir por ese camino o solucionar el problema de los trabajadores que llevaban desde enero de 2019 sin unas garantías porque el contrato con la empresa se había terminado y se había prorrogado. Hay que empezar a aplicar mejoras salariales para los trabajadores, para que la empresa tenga su dinero y luego una satisfacción del Ayuntamiento del servicio que se está prestando. Yo opté por dar seguridad a los trabajadores y finalizar esta situación irregular y supongo que a primeros de año el pliego ya esté sacado, esté en concurso y tendremos dos años con prórroga de uno para poder estudiar otro tipo de opciones. Pero no hay que engañarse: si uno se quiere funcionarizar no queda más remedio que hacer un examen oposición, no se puede camuflar de otra manera. Sí que es verdad que podemos tener en cuenta todos los méritos que han tenido, la antigüedad, el puesto que han desempeñado… pero es un 40% lo máximo. 

Como concejal de Cultura, ¿cuáles son sus metas para conseguir que A Coruña siga siendo un referente? ¿Qué aspectos potenciará más? 

Vamos a empezar por el Consorcio de la música, que es el más importante de toda España porque en ningún otro se tienen dos orquestas de niños, una de jóvenes y una profesional de una excelencia maravillosa y un coro de niños, uno de jóvenes y uno de adultos amateur pero que funciona a nivel de exigencia y de rigurosidad como uno profesional.

Y luego también quiero empezar a promocionar este consorcio por toda la provincia, por toda Galicia e incluso intentar que cada dos o tres años la Sinfónica haga una gira europea. Porque muchas veces la gente solo piensa en la orquesta y no se da cuenta de que es todo lo demás. Y eso hay que hacerlo ver. Hay un escaparate maravilloso en las fiestas de María Pita en el cual mi intención es que actúen todas las agrupaciones para que la gente vaya conociéndolo y luego también que, cuando se presente la programación de la Orquesta Sinfónica, se haga también del Consorcio y de todas las agrupaciones que tenemos. Y eso lo que va a hacer es una mayor visibilidad y la gente va a entender que es un proyecto único muy importante y que afecta a todos los ámbitos porque son futuro. Le falta darle una gran promoción para que se sientan orgullosos como lo hacen de nuestra orquesta.

Los museos científicos registraron el pasado año el peor dato histórico de visitas. ¿Cómo van a impulsarlos para que sigan representando un atractivo para la ciudad? 

Son una de las joyas de la ciudad. Se han renovado exposiciones y este año ya aumentaron más de un 12% las visitas en relación al 2018. Tienen suficientes atractivos para el turismo y para la ciudadanía en general así que vamos a seguir en la línea de la programación para atraer al visitante.

Cerrar el MAC fue el mayor error de Naturgy y que no piensen que le vamos a alquilar nada

Como concejal de Cultura, Jesús Celemín tiene encima de la mesa algunos asuntos que necesitan de una rápida solución como la gestión del teatro Colón o los fondos del MAC. Asimismo, el edil ya tuvo la oportunidad de visitar la antigua cárcel, un espacio que necesita una “inversión millonaria”. 

La gestión municipal del Colón finaliza el próximo año. ¿Cuál es su intención para el futuro del teatro? 

Nosotros hemos programado hasta junio que es cuando cumple el vencimiento y luego tendrá que decidir la Diputación si quiere que continuemos o no porque ellos tienen su proyecto, lo cual es lógico. Eso no se resolverá hasta entrado un poco el año, aunque sé que dos o tres meses antes hay que decidirlo. Para el Ayuntamiento no sería perjuicio en el caso de que quisiese quedarse la Diputación con él porque tiene tanta oferta cultural y tantos centros para programar que no supondría un problema. Si deciden que seamos nosotros los que lo sigamos gestionando, para mí sería un orgullo porque es un escaparate de actividades para la ciudadanía que está resultando muy bien. 
Sí que tendríamos que revisar el convenio porque algunas partidas no se ajustaron muy bien, sobre todo en mantenimiento no en programación. La disposición de la Diputación es magnífica y no hay ningún tipo de asperezas pero creo que la decisión tiene que tomarse con calma. En cualquier caso, nunca va a suponer ningún perjuicio sino todo lo contrario, será una decisión acertada y seguramente será lo mejor no solo para A Coruña sino también para el área.

¿Pelearán desde el Ayuntamiento por los fondos del MAC? 

Es un tema complicado porque Naturgy tiene también que dar algún paso, algún ofrecimiento. La decisión de cerrar el museo creo que fue el mayor error que ha cometido Naturgy en esta ciudad, porque una empresa, y está mal que yo dé lecciones de empresa porque no soy empresario, no puede verlo todo desde las ópticas económicas. Lo que hizo fue deshumanizarse. Me he mostrado siempre a favor del MAC y a favor de las conversaciones; al final les llamaré sin ninguna duda pero también podían hacer algún paso, un guiño, lo que me hace sospechar que no parece estar en una sintonía de querer solucionar esto.

Que no piensen, desde luego, que el Ayuntamiento les va a alquilar absolutamente nada. El patrimonio de Galicia no puede ser alquilable, no puede convertirse la cultura en un negocio.

Está al frente de la primera concejalía de Memoria Histórica de la ciudad, ¿qué planes tiene? 

Tenemos que reactivar la Oficina de atención a las víctimas y hay que seguir viendo si queda algo del callejero, algún símbolo y sí que hay proyectos pero que de momento es mejor dejarlos reposar.

Y con la antigua cárcel, ¿lucharán por su recuperación? 

Tiene un problema grandísimo de caducidad. Sus muros creo que se sostienen porque son anchísimos de piedra pero en cuando haces alguna cata todo el hormigón está descompuesto. Hay que hacer una inversión millonaria que no podría el Ayuntamiento en ningún momento. Hay que hacer una intervención estructural e integral y eso no lo arregla ni una asociación ni un Ayuntamiento porque un proyecto, el que sea, tiene que ser a nivel de Estado. El Estado sí que tendría que apostar por ella. Y luego Interior tendría que ceder esos terrenos porque ya perdieron la finalidad que era ser cárcel.

Comentarios