sábado 04.04.2020

El invierno pasado dejó en A Coruña un 60% de lluvia más de lo habitual

Aunque vuelva el mal tiempo, el invierno más duro de los últimos años es cosa del pasado. De hecho, quedará registrado en los anales, puesto que fue el quinto invierno más lluvioso de los últimos 45 años, y el que más días con precipitaciones registró, según datos de la Agencia Nacional de Meteorología. A Coruña quedó empapada por los más de 512 litros por metro cuadrado que trajeron consigo las continuas borrascas, un 60% más que la media del último siglo, así como siete alertas rojas. 

Por supuesto, estos datos son
el resultado de los violentos fenómenos
meteorológicos que
han afectado tanto a la ciudad
herculina como al resto de Galicia.
Primero las ciclogénesis explosivas,
luego las borrascas y ficomentó
con sorna el d
Por supuesto, estos datos son el resultado de los violentos fenómenos meteorológicos que han afectado tanto a la ciudad herculina como al resto de Galicia. Primero las ciclogénesis explosivas, luego las borrascas y ficomentó con sorna el d

El regreso del frío y la lluvia después de unos cuantos días de sol y temperaturas moderadas evoca el invierno que acaba de finalizar, y que ha sido uno de los más duros que ha padecido A Coruña en los últimos tiempos, a decir de la Agencia Española de Meteorología (Aemet). Su delegado territorial, Francisco Infante,  asegura que ha sido uno de los más duros en los últimos 45 años. Desde diciembre y hasta febrero, han caído en la ciudad 512,1 litros por metro cuadrado. “Es un 60% más de la media”, recalcó Infante. 
Claro que en 2001 llovió incluso más. Entonces cayeron 789 litros por metro cuadrado y en 1978 llegó a recogerse el doble de agua en lo que pareció un remedo del diluvio universal. “Yo no estaba aquí en esa época, pero debió ser impresionante”, reconocía el delegado territorial de la Aemet, que sin embargo, destacó que le invierno de 2013-2014 pasará a la historia por ser el invierno con más días de lluvia, nada menos que 67, mientras que en 2001, aunque llovió más, solo lo hizo durante 61 días. 
Por supuesto, estos datos son el resultado de los violentos fenómenos meteorológicos que han afectado tanto a la ciudad herculina como al resto de Galicia. Primero las ciclogénesis explosivas, luego las borrascas y finalmente las tormentas han dejado una huella perdurable tanto en las estaciones de medición como en el Paseo Marítimo en al ciudad. “De hecho, la ciclogénesis que llegó en Nochebuena dejó 150 litros por metro cuadrado y luego tenemos un enero relativamente cálido y muy húmero que empezó con “Cristina”  los días 5, 6 de enero. Luego vinieron todos esos borrascas, como “Nadja” o “Ruth” que prácticamente son como de la familia”, comentó con sorna el delegado de la Aemet.

oleaje
Pero además de la lluvia, está el viento, que también se dejó sentir durante todo el invierno tanto en tierra, como en el mar, donde provocó oleajes que impresionan  incluso a los meteorólogos, acostumbrados a relativizar estos fenómenos. “Hemos tenido muchos episodios con olas de entre 7 y 10 metros de alto, lo que es realmente considerable”, apunta Infante. Otro dato que sirve para constatar la potencia del mar que destrozó el Paseo Marítimo y erosionó la orilla en zonas como la del Campo da Rata es el elevado número de alertas rojas que se activaron,  siete en total.  
“Lo normal son dos, así que se puede decir que nunca hemos tenido nada ni remotamente parecido”, reconoció Infante, que añadió que la racha de viento más fuerte que se registró en A Coruña alcanzó los 105 kilómetros por hora, aunque en Alvedro, llegaron a los 110 kilómetros por hora. 
El delegado también aprovechó para dar a conocer algunos de los nuevos servicios que ofrece en la Aemet a través de internet, con nuevas cuentas de twitter o la página web de meteonav, para navegantes marítimos o el sinobas, la web donde los aficionados pueden prestar testimonio de los fenómenos locales como tornados  que, a diferencia de las ciclogénesis explosivas escapan a la vista de la Aemet. n

Comentarios