lunes 21/9/20

Intervienen 3.000 euros en comida robada en el mercadillo de Os Mallos

La Policía Local efectuó el miércoles una redada en el mercadillo de A Sardiñeira en la que se incautó de comida y cosméticos por valor de 3.000 euros, al parecer robados

El mercadillo de A Sardiñeira acoge docenas de puestos de ropa | javier alborés
El mercadillo de A Sardiñeira acoge docenas de puestos de ropa | javier alborés

La Policía Local efectuó el miércoles una redada en el mercadillo de A Sardiñeira en la que se incautó de comida y cosméticos por valor de 3.000 euros, al parecer robados y que estaban en posesión de un clan gitano que los vendía de forma irregular, dado que los puestos no tenían licencia de vendedor ambulante para comida, aunque sí para productos textiles. En la redada, en la que participaron diez agentes, varios de ellos vestidos de paisano para sorprender a los sospechosos, se identificó a dos hombres de 62 y 37, a una joven de 16 y a dos mujeres de 36 y 29 años. Una de estas últimas advirtió a los agentes: “Nos quitáis esto, pero ahora mismo vamos al supermercado a robar más para venderlo”.
Los policías municipales ya habían detectado la actividad del clan poco antes del verano, pero hasta ahora no le habían incautado más que una pequeña parte de lo que vendía en el propio mercado, donde se apostaba entre dos tenderetes de venta de ropa. y una furgoneta. Los agentes municipales sabían de la actividad legal que estaban llevando a cabo pero los sospechosos también les vigilaban a ellos, y ante cualquier movimiento retiraban la mercancía. “Además, tenían clientes habituales, y les vendían a ellos”, explican los agentes.
 

Decomisados
A las diez de la mañana, los policías pusieron en marcha la operación y abordaron a los sospechosos. Esta vez les pillaron por sorpresa y pudieron constatar que había mercancía en el interior de las furgonetas, una Peugeot 206 y una Fiat Escudo, que registraron. Ninguna de las personas que estaban en los puestos pudo presentar factura o ticket de compra de los productos, por lo que fueron decomisados inmediatamente.
El destino de los comestibles incautados será probablemente la Cocina Económica, a donde las autoridades suelen llevar también marisco pescado furtivamente o cualquier otro producto alimentario. En cuanto a los sospechosos, como ya habían sido sorprendidos con comida robada de supermercado, fueron denunciados ante el juzgado de guardia por un delito continuado.
Además, no se encontraban en los puestos ninguno de los titulares de las licencias, ni sus suplentes autorizados, por lo que la Policía Local tramitará denuncias administrativas por cederlas a terceros que no cuentan con autorización.

Comentarios