lunes 24.02.2020

La intermodal costará 80 millones y la Xunta espera licitar su parte en 2020

La estación de autobuses tendrá una planta con 18 dársenas y en el sótano estará el aparcamiento
La entrada principal al edificio de viajeros de la estación de autobuses se hará desde la avenida de A Sardiñeira
La entrada principal al edificio de viajeros de la estación de autobuses se hará desde la avenida de A Sardiñeira

La futura estación intermodal tendrá un coste total de 80 millones de euros, de los que 17,4 corresponden a la terminal de autobuses, cuya obra pretende licitar la Xunta durante el último trimestre del próximo año.

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, presentó ayer a la alcaldesa, Inés Rey, y al edil de Infraestructuras, Juan Manuel Díaz Villoslada, el proyecto para la estación de autobuses.

La Administración autonómica financiaría con fondos propios los 17,4 millones de euros que costará la terminal de autobuses, aunque la conselleira no cerró la puerta a intentar conseguir dinero europeo para ayudar a afrontar esta obra. La Xunta ya tiene el proyecto básico redactado y el mes que viene iniciará la tramitación urbanística. Además, aspira a poder licitar las obras en el último trimestre de 2020. Los trabajos se ejecutarán durante un período de 18 meses y la alcaldesa confía en que la intermodal esté terminada durante este mandato.

La estación de autobuses contará con dos plantas, una a la altura que la avenida de A Sardiñeira, vía que discurrirá en paralelo a la infraestructura. En esta se incluirán 18 dársenas para que suban y bajen usuarios de los autocares, habrá otras 18 para aparcamiento de los autobuses, y también acogerá el edificio de viajeros. Esta parte contará con taquillas, aseos y zona de oficinas. Todo irá cubierto por una pérgola horizontal con tres lucernarios. Además, en esta zona estará uno de los extremos de la pasarela peatonal que conectará con la avenida del Ferrocarril y el paso que unirá con la zona ferroviaria.

325 plazas

En la planta sótano se ubicará un aparcamiento con 325 plazas que construirá la Xunta pero que pagará el Ayuntamiento a cambio de gestionarlo durante 20 años. A esta zona de parking se podrá acceder desde A Sardiñeira y la avenida del Ferrocarril, por un paso subterráneo.

Los autobuses accederán a las dársenas desde la rotonda que se construirá en la avenida de A Sardiñeira y su recorrido será completamente independiente del de los peatones, según explicó la arquitecta del proyecto, ya que para salir circularán por un paso inferior bajo el edificio de viajeros.

La reunión entre la Xunta y el Ayuntamiento transcurrió en medio de un clima cordial y ambas administraciones celebraron los avances que se están realizando en una infraestructura que acumula un importante retraso por los cambios realizados.

La alcaldesa, Inés Rey, confía en que la infraestructura esté concluida antes del final  del mandato

Ethel Vázquez destacó la importancia de “gañar tempo” en la construcción de la intermodal y señaló que las actuaciones que tiene que llevar a cabo cada administración se harán de manera “coordinada”.

Así, la Xunta realizará la estación de autobuses, el Ayuntamiento. los trabajos en los accesos y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), la zona correspondiente al tren, en la que invertirá más de 48 millones de euros. Tanto el Gobierno gallego como el local entienden que las tres partes en las que se divide la obra se pueden realizar de manera complementaria y no es necesario esperar a que una esté terminada para comenzar con las otras.

La conselleira puso en valor la importancia que tendrá la estación intermodal a nivel de comunicaciones pero también la integración que tendrá con su entorno, principalmente con la avenida de A Sardiñeira, que es con la que limitará la zona de los autobuses.

Por su parte, Inés Rey destacó que el Gobierno local continúa con su compromiso de “desbloquear infraestruturas esenciais para o desenvolvemento da cidade” y recordó los cambios urbanísticos realizados durante los últimos meses para hacer posible la estación intermodal.

El concejal de Infraestructuras y Movilidad, Juan Díaz Villoslada, explicó que la modificación urbanística correspondiente a las avenidas de A Sardiñeira y Arteixo, que incluirá carril bici, ya fue remitido a la Consellería de Medio Ambiente para su aprobación, mientras que el de la avenida del Ferrocarril está pendiente de salir a exposición pública. Las tres administraciones todavía tienen pendiente cerrar el convenio de colaboración.

Comentarios