Jueves 23.05.2019

El Instituto de Investigación Biomédica pasa a ser uno de los 27 centros acreditados del país

De lo que empezó siendo en 1996 un intento de hacer equipo para lograr el trasplante de órganos de cerdo en otros animales, pasó a formarse en estructura para crecer y convertirse .

Los responsables médicos y políticos posaban ayer tras el acto de acreditación	javier alborés
Los responsables médicos y políticos posaban ayer tras el acto de acreditación javier alborés

De lo que empezó siendo en 1996 un intento de hacer equipo para lograr el trasplante de órganos de cerdo en otros animales, pasó a formarse en estructura para crecer y convertirse con el tiempo en el Instituto de Investigación Biomédica que ayer recibía la acreditación como Instituto de Investigación Sanitaria del Sistema Nacional. Se lo concedía el Instituto de Salud Carlos III después de pasar un examen que, según la conselleira Rocío Mosquera, fue difícil, pero que les permitirá acceder a recursos para dar más pasos.
En este sentido, el director general del Carlos III, Jesús Fernández, explicaba que más que las oportunidades que se le presentaban al formar parte de una red de 27 centros nacionales  y de la repercusión presupuestaria, al Inibic se le abre un horizonte prometedor, donde deberá fijar una estrategia basada en la organización, que determine qué descubrimientos científicos serán trasladados a los ciudadanos para mejorar en sus diagnósticos, en la prevención y las tecnologías sanitarias.
En este acometido, tendrán que lidiar con la innovación, según el experto, por lo que serán necesarias las alianzas con otros sectores económicos para abaratar costes y que la mejora de la salud y el bienestar de los pacientes no implique un mayor desembolso. Por último, Fernández hablaba de la internacionalización porque los competidores del Inibic no son los centros limítrofes, sino los de Cambridge y Oxford: “Este es el partido que hay que jugar”.
Por su parte, el director del instituto distinguido, Francisco Blanco, le ponía la medalla a los 378 profesionales que trabajan en el centro, de los que el 20% son investigadores principales, el 40% son clínicos y el 34% proceden de la Universidad, a lo largo de 3.500 metros cuadrados y distribuidos en 27 grupos.
Para el responsable, el objetivo pasa porque el Inibic sea un reclamo para  los que tienen vocación de biólogos, que incite a los estudiantes a realizar sus prácticas y tesis doctorales en el área sanitaria coruñesa y a los profesionales a desplazarse para trabajar en la ciudad. Para conseguirlo, el director hablaba de la importancia de expandirse y  conectar con los otros institutos de Vigo y Santiago, este último igualmente acreditado.
La conselleira de Sanidad, Rocío Mosquera, destacaba la colaboración del Servizo Galego de Saúde y la Universidad para hacer posible que el Inibic llegase al nivel de excelencia actual. En el turno de agradecimientos, el alcalde Carlos Negreira aludía al día de ayer como el principio de una buena noticia cuando cualquier apuesta en este sector, “es una garantía de futuro”, concluía en su discurso 

Comentarios