jueves 18.07.2019

Incertidumbre sobre las bibliotecas a dos semanas de que acabe el contrato

El Ayuntamiento preveía incorporar a los trabajadores de cinco centros a Emvsa una vez que expirase.

La biblioteca de la Sagrada Familia es una de las afectadas por el proceso | patricia g. fraga
La biblioteca de la Sagrada Familia es una de las afectadas por el proceso | patricia g. fraga

El próximo día 23 finaliza el contrato denominado como “puente” que el Gobierno municipal estableció para las cinco bibliotecas de la ciudad que se gestionan a través de una empresa privada sin que se conozca si el acuerdo será prorrogado o los trabajadores pasarán a formar parte de la plantilla de la Empresa Municipal de Vivienda Servicios y Actividades como se había anunciado.

A falta de menos de dos semanas para que expire el contrato el Gobierno local no ha hecho público qué es lo qué sucederá con los alrededor de 60 trabajadores de las bibliotecas del Centro Ágora, Fórum Metropolitano, O Castrillón, Monte Alto, Rosales y Sagrada Familia.

El Partido Popular anunció que cuestionará al Gobierno local sobre esta situación en el pleno del próximo lunes. El Ayuntamiento había planteado la remunicipalización de este servicio, pero después de meses con el anterior contrato finalizado, desde María Pita se optó por establecer un nuevo convenio con una empresa durante un año antes de que los trabajadores se incorporasen a Emvsa, que sería el siguiente paso. El contrato que está próximo a expirar tiene un valor de 2,4 millones de euros anuales y contempla la posibilidad de que se prorrogue otro año.

Los populares señalan que en agosto de 2017 se había aprobado esta posibilidad de incorporar a los trabajadores a Emvsa, pero lamentan que hasta ahora esto se mantiene “sin que se haya dado ningún paso”. 

Desde el PP recuerdan que en 2016 la Marea elaboró un informe jurídico “con los pasos para remunicipalizar”, acordó iniciar el procedimiento y se creó la Comisión Especial de bibliotecas para aprobar el nuevo modelo en noviembre de ese año, cuando vencía el anterior contrato. 

“Ya entonces avisamos de que no era posible remunicipalizar porque no lo permitía la normativa vigente y que urgía un nuevo contrato, como así sucedió”, apuntan. Además, denuncian que el Gobierno local “prefirió no hacer caso engañando a los trabajadores y manteniendo durante más de un año el servicio sin contrato pagando con facturas irregulares”.

Movilidad
El PP también preguntará en el pleno por las actuaciones previstas en caso de que se produzca un atasco durante horas como el del pasado 10 de diciembre de 2018 ante la inexistencia de un protocolo.

“Ferreiro mintió entonces a los coruñeses al comprobarse que no existe ningún informe que impida abrir el vial de la Marina en situaciones excepcionales como la acontecida aquel día”, critican los populares.

Comentarios