domingo 18.08.2019

La imposibilidad de notificar a los okupas su desalojo retrasa el proceso

El desalojo forzoso anunciado por el Gobierno local para los okupas de la Comandancia de Obras se retrasa en el tiempo debido a que, al cierre de esta edición, no había transcendido que el Ayuntamiento

El Gobierno local quiere liberar el espacio para que no expire el plazo para aprovechar la inversión | quintana
El Gobierno local quiere liberar el espacio para que no expire el plazo para aprovechar la inversión | quintana

El desalojo forzoso anunciado por el Gobierno local para los okupas de la Comandancia de Obras se retrasa en el tiempo debido a que, al cierre de esta edición, no había transcendido que el Ayuntamiento hubiese conseguido entregar la notificación a las personas que forman parte del bautizado como Centro Social A Insumisa. Preguntado por la situación actual, el alcalde, Xulio Ferreiro, aclaró que los ocho días de los que se habló la semana pasada se refieren a jornadas hábiles.
El regidor coruñés, Xulio Ferreiro, anunció el pasado viernes –después de la junta de Gobierno– que daba un margen de ocho días para que los okupas de las naves de A Maestranza se marcharan por su propio pie o se produciría un desalojo forzoso. No obstante, ayer aclaró que ese plazo no se cumplirá mañana como es especulaba.
Tras desestimar las alegaciones presentadas por los miembros de A Insumisa, para continuar con el proceso de liberación del espacio el Gobierno local tiene que notificar la decisión de proceder a ese desalojo al colectivo. Sin embargo, al cierre de esta edición, comunicar tal medida a los interesados no había sido posible.
“Estamos con uso; houbo intentos e agardamos poder facelo hoxe”, resumió ayer por la mañana Ferreiro, al ser preguntado por el cumplimiento de los tiempos. Sin embargo, a última hora de la tarde el Ayuntamiento no confirmaba que se hubiese conseguido finalizar este trámite.

Un problema repetido
De hecho, cuando empezó el proceso, ya hubo problemas para hacer llegar la documentación a los okupas aunque al final se logró y, a partir de ahí, presentaron alegaciones que “no aludían a las cuestiones jurídicas” esgrimidas por el Consistorio. Así se denegó un hipotético mantenimiento en las instalaciones. El regidor explicó ayer que una vez se consiga entregar la nueva certificación empezarán a correr los ocho días (hábiles) para que se produzca una marcha voluntaria de las instalaciones.
Si esto no ocurre será necesario el desalojo a la fuerza, dado que hay una empresa que espera para entrar en los terrenos con el objetivo de rehabilitar tres naves. La inversión de casi un millón de euros corre a cargo del Ministerio de Fomento, una vez cedido el espacio al Ayuntamiento, y hay un plazo como límite para que se pueda hacer efectivo el gasto. l

Comentarios