sábado 24/10/20

Hoy comienza la segunda fase de peatonalización de la Ciudad Vieja

La segunda fase de peatonalización de la Ciudad Vieja se pone hoy en marcha, casi cuatro años después de que se iniciase la primera en agosto de 2014 por medio del anterior equipo de gobierno.

Las plazas de aparcamiento todavía se señalizaban ayer | quintana
Las plazas de aparcamiento todavía se señalizaban ayer | quintana

La segunda fase de peatonalización de la Ciudad Vieja se pone hoy en marcha, casi cuatro años después de que se iniciase la primera en agosto de 2014 por medio del anterior equipo de gobierno.
A partir de hoy solo 800 vehículos que llevarán un distintivo tendrán permiso para circular por el casco histórico, en el que ya no podrán estacionar como hasta ahora salvo paradas de 15 minutos.
El control del acceso y tránsito de vehículos correrá a cargo de la Policía Local, aunque el Ayuntamiento no ofreció datos sobre cuantos agentes se ocuparán de esta labor.
Con este nuevo paso también se pretende fomentar la revitalización de esta zona y permitirá eliminar las alrededor de 200 plazas de aparcamiento que se utilizaban en sus calles.
La supresión de estos espacios en el casco histórico se verá compensada con la habilitación de 248 entre la Maestranza y el Instituto Oceanográfico, solo para los afectados por el plan. En la primera de estas zonas habrá 155, mientras que en la segunda serán 93.
Tanto vecinos como comerciantes reclamaban más puestos en la Maestranza, pero finalmente el Ayuntamiento cerró en 155 el número final y que deberán ser compartidas con los trabajadores de espacios públicos ubicados en la Ciudad Vieja.
En los últimos días ya hubo algunas personas que estacionaron sus vehículos en la Maestranza con el objetivo de conseguir las mejores plazas en un espacio muy codiciado.
La situación con el Oceanográfico es diferente, ya que los residentes en la Ciudad Vieja entienden que es un lugar bastante alejado del corazón del casco histórico y así se lo hicieron saber al Gobierno local.

Aparcamientos
Otra medida puesta en marcha fue la de llegar a acuerdos con los aparcamientos subterráneos de Marina Coruña, O Parrote y Maestranza para que ofrezcan tarifas especiales a los afectados por la segunda fase de peatonalización del casco histórico. Según informó el Ayuntamiento la semana pasada, hay 180 personas que se acogieron a esta opción.
Los vecinos y comerciantes de la Ciudad Vieja consideran que la segunda fase de peatonalización de la zona debe ir más allá de la eliminación de los vehículos de sus calles. Así, quieren que el Gobierno municipal lleve a cabo un plan efectivo de revitalización del casco histórico. Esta zona ha ido perdiendo actividad frente al empuje de otros barrios o puntos de la ciudad durante los últimos años, por lo que ahora sus vecinos y los que en ella tienen su negocio esperan que se tomen las medidas necesarias para recuperar su esplendor, principalmente en el ámbito económico. l

Comentarios