miércoles 23/9/20

Hotusa subroga a los trabajadores del hotel Atlántico que estaban interesados en seguir en sus puestos

El proceso de transición entre concesiones del edificio del hotel Atlántico se resolvió tres horas antes del inicio del nuevo contrato, con el que el Grupo Hotusa subrogará a los trabajadores interesados en seguir formando parte del proyecto.

Ayer finalizó la concesión del hotel Atlántico después de 50 años | pedro puig
Ayer finalizó la concesión del hotel Atlántico después de 50 años | pedro puig

El proceso de transición entre concesiones del edificio del hotel Atlántico se resolvió tres horas antes del inicio del nuevo contrato, con el que el Grupo Hotusa subrogará a los trabajadores interesados en seguir formando parte del proyecto.
De la misma manera que sucedió en los días anteriores, la jornada estuvo marcada por la incertidumbre sobre el futuro de los empleados del establecimiento hotelero, que finalmente alrededor de las nueve de la noche vieron cómo la nueva gestora les entregó las correspondientes cartas de subrogación a los 32 trabajadores que estaban dispuestos a seguir. El resto de puestos, hasta los 41 que había, se completarán con personal de limpieza de piso, que hasta ahora era externo.
Al cierre de esta edición, el acuerdo entre las partes era total y estaba previsto que a medianoche el Grupo Hotusa tomase posesión del inmueble. Hoy, los trabajadores de turno estarán en sus puestos aunque no de cara al público, ya que el hotel tardará unos días en volver a abrir y por el momento no se les comunicó la fecha para ello. El personal se mostró “contento” por el desenlace de los hechos de esta “primera fase”, tras la que habrá que definir otros aspectos.
El futuro de los trabajadores del hotel Atlántico era la cuestión clave sobre la mesa y lo que propició que una veintena de ellos pasasen el día recluidos en una sala vacía del inmueble. El motivo para ello era evitar que su ausencia se tradujese en una mudanza del mobiliario del hotel, una situación que entendían que ponía en peligro su continuidad laboral. Algo sobre lo que tenían dudas a pesar de la predisposición a mantener los puestos de trabajo que les había mostrado la nueva concesionaria desde el primer momento. El personal se escudaba en que no tenían nada firmado, lo que les dejaba sin garantías. La situación con los trabajadores del hotel sin saber bien qué desenlace tendría provocó que incluso hubiese cierta presencia policial en torno al edificio para controlar el desarrollo de todo el proceso.

El proceso
El concejal Alberto Lema volvió a ser el encargado del Gobierno local de mediar en la negociación entre las empresas, aunque desde María Pita no se realizó ninguna declaración acerca de los hechos en torno al final de una concesión que databa de 1968 y que estuvo marcado por la incertidumbre. Para las doce del mediodía estaba prevista la entrega de llaves por parte de NH a Parisiana, aunque esta se produjo unas horas más tarde y con la presencia de un notario para certificar tal hecho.
Uno de los socios de Parisiana acudió al inmueble con el objetivo de realizar un inventario ante la posibilidad de que la compañía decida finalmente emprender acciones legales. En diferentes momentos del día también estuvieron en el inmueble representantes de NH, así como miembros del Gobierno municipal, pendientes de la transición. l

Comentarios