domingo 20.10.2019

Los hosteleros exigen que se agilice la obra de Enrique Dequidt por los daños inesperados para varios negocios

El sector demanda al Ayuntamiento que las actuaciones más largas o grandes se hagan en temporada baja

Las obras en esta céntrica calle, que ayer continuaban a pleno rendimiento, comenzaron la semana pasada | QUINTANA
Las obras en esta céntrica calle, que ayer continuaban a pleno rendimiento, comenzaron la semana pasada | QUINTANA

La Asociación de Hostelería de A Coruña se ha visto obligada a introducir una reclamación por registro en el Ayuntamiento después de las protestas de varios empresarios del entorno de la calle de Enrique Dequidt Hevia por el comienzo de unas obras que no esperaban y que les están restando clientes en plena temporada alta. El colectivo exige al Gobierno local que se aceleren lo máximo posible los trabajos porque están repercutiendo en los ingresos y añade que para futuras actuaciones sería preciso avisar con tiempo a los establecimientos.

El presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, firma un escrito del sector en el que solicita al nuevo Ejecutivo municipal medidas para paliar los perjuicios que las obras en las calles causan a los empresarios. La reivindicación surgió a raíz de que varios asociados de Enrique Dequitd Hevia y las calles más próximas se quejaron a la directiva por el inicio de un proyecto para cambiar la red de tuberías de saneamiento el pasado día 2.

El Consistorio no contactó directamente con los bares que se encontraron con que, casi de un día para otro, el tráfico rodado se desvió por las calles de Nicaragua y Pla y Cancela y el flujo de viandantes de esta perpendicular a Juan Flórez disminuyó mucho para evitar los ruidos y el polvo que hay en el ambiente.

Con más personal

En apenas una semana “las cajas han bajado entre un 20 y un 30%” y los encargados de los negocios se han molestado debido a esas “importantes pérdidas económicas” provocadas por “la baja afluencia de clientes, la contratación de personal de apoyo en temporada alta y la mala imagen que presentan los establecimientos debido al desescombro constante”.

A priori, el corte de la calle y la consecuente caída de la afluencia va a durar un mes por lo que desde la asociación piden que se apuren lo máximo posible los trabajos para causar menos daños económicos, ya que además se están ejecutando en una época en la que lo normal es tener más clientes y, por eso, hay más personal en las plantillas. Sin embargo, si hay menos ingresos, como ocurre ahora, los dueños ya se preparan para unos balances peores. De cara al futuro, en previsión de nuevas quejas que puedan surgir, en el escrito introducido por registro, Cañete pide “que la planificación de obras que tienen una duración superior a dos días se hagan en temporada baja para afectar lo menos posible”.

Igualmente, reivindica que “se informe a los afectados con suficiente antelación para organizar el trabajo en sus negocios” e, incluso, que se lleguen a compensar “los importantes trastornos económicos y personales”. Si este hubiese sido el caso, añaden a preguntas de este diario desde la agrupación, los hosteleros podrían haber evitado contratar gente extra durante un mes o, incluso, optar por dar vacaciones a la plantilla y cerrar en un mes en el que no va a haber grandes ingresos.

Cañete añade, en el documento, “que se reflexione sobre la imagen que estamos dando de nuestra ciudad a turistas y ciudadanos cuando delante de un local de hostelería donde se sirven productos elaborados y sin envasar hay trasiego continuo de escombros que provocan polvo, suciedad....”.

Comentarios