miércoles 21/10/20

El hostelero de O Carballo asaltado se rodea de medidas de seguridad

Tras el ataque que sufrió en la madrugada pasada a manos de cuatro hombres que le agredieron a él y a su yerno e irrumpieron en su casa, el hostelero de O Carballo ha decidido protegerse contratando un vigilante de seguridad privada para que nadie pueda acceder a su chalé. Trata de evitar así que se repita este suceso.

La casa asaltada en el municipio de Oleiros ha aumentado sus medidas de seguridad	quintana
La casa asaltada en el municipio de Oleiros ha aumentado sus medidas de seguridad quintana

Tras el ataque que sufrió en la madrugada pasada a manos de cuatro hombres que le agredieron a él y a su yerno e irrumpieron en su casa, el hostelero de O Carballo ha decidido protegerse contratando un vigilante de seguridad privada para que nadie pueda acceder a su chalé. Trata de evitar así que se repita este suceso. En realidad, fueron las medidas de seguridad que ya tenían lo que evitó que la situación empeorara, porque durante el asalto uno de las mujeres que residen en el chalé activo la alarma que hizo huir a los atacantes, una banda de origen sudamericano que opera en Oleiros.
La Guardia Civil investiga lo sucedido, pero ya han trascendido muchos detalles: el asalto tuvo lugar a las seis y media de la mañana, cuando salían de la casa las dos víctimas. Inmediatamente se les echaron encima cuatro encapuchados armados con porras, pistolas y un cuchillo y que les propinaron varios golpes. Mientras, las mujeres, aterradas, se encerraban en el cuatro de baño, desde donde hicieron saltar la alarma y alertaron a las autoridades. Los ladrones, mientras tanto, estaban atando a los hombres y amenazándoles para que les dijeran donde guardaban el dinero y las joyas y quitándoles los teléfonos móviles.
Sin embargo, el ruido de la alarma les empujó a huir precipitadamente dejando atrás los teléfonos robados, de manera que el primer coche patrulla de la Guardia Civil que llegó al lugar no encontró a ningún sospechoso. Desde entonces, la familia vive con miedo y se han atrincherado en su casa, protegidos por un vigilante de seguridad privado, temiendo que la banda vuelva a intentarlo.

mala coordinación
La coordinación de las fuerzas de seguridad ha sido muy criticada por la Confederación Española de Policía (CEP), que denunció a través de un comunicado que todo ocurrió a las 6.30 horas en el lugar de O Carballo, cuando se enteró la Guardia Civil y la Policía Local de Oleiros, pero que el primer aviso al Cuerpo Nacional de Policía, legó a las 8.30 horas desde la Policía Local, lo que consideran  “sumamente grave”.
 Critican también la tardanza en comunicar un hecho tras el que los autores huyeron con armas de fuego y también ven censurable que la Guardia Civil no haya pasado un aviso inmediato “cuando apenas los separan escasos metros”. Según la CEP, cuando ocurre algo así en la jurisdicción de la Policía Nacional, se alerta inmediatamente al resto de los cuerpos de seguridad, y consideran que debería ser así también al revés para una actuación eficaz y coordinada encaminada a lograr la detención de los autores un hecho delictivo.
Sobre todo, añaden, uno tan grave como es un robo con fuerza y violencia en el que “los autores amenazaron, agredieron y maniataron a varias personas” con el empleo de diferentes elementos como armas de fuego, cuchillos y porras.

Comentarios