miércoles 16.10.2019

La hostelería de Os Mallos exalta la buena cocina en su primer Concurso de Tapas

Febrero pasó para los establecimientos hosteleros de Os Mallos  como un mes sin salsa ni chicha. Con poco movimiento en las cajas registradoras y menos clientela detrás de la barra.

En Deivy, la tapa elegida es rape preparado a la manera cedeirense	javier alborés
En Deivy, la tapa elegida es rape preparado a la manera cedeirense javier alborés

Febrero pasó para los establecimientos hosteleros de Os Mallos  como un mes sin salsa ni chicha. Con poco movimiento en las cajas registradoras y menos clientela detrás de la barra. Esta fue la razón por la que Rubén Pardo, del local Deivy, pensó en una fórmula para reactivar la zona. Y encontró en la gastronomía la fuente de inspiración. Con el toque innovador como principal arma, de su cabeza salió el germen de lo que fue y está siendo el primer Concurso de Tapas con una lista de pinchos puestos en fila como la excusa perfecta para funcionar de imán. De los vecinos de Ángel Senra y los Nuevos Juzgados, pero también de los distritos limítrofes.
Así es que aunque lo mejor está aún por llegar en la jornada de hoy, el certamen ha cuajado en estos dos primeros días. En Deivy concretamente despachaban ayer al mediodía hasta 80 tapas de rape al Deivy, cuya receta se trajeron de Cedeira porque sus padres son de allí y “hay que hacer patria”, dice Rubén. Más el toque. Que como todo lo que se cuece en la cocina y no atiende a manuales es secreto.
En total, los coruñeses tienen por delante un día más para degustar hasta 15 especialidades. Tapas basadas en la tradición, pero que también se alían con la modernidad como el pavo con canela y pasas del Ramos, en Menéndez Pidal, o la hamburguesa de colores de A Peatonal. El pote que remueven entre todos los locales sabe a las carrilleras a la manzana del Ambigú, pasa por tosta de chicharrones con queso de San Simón en La Cava y se convierte en langostino al huevo cuando uno entra por el Hórreo.
Por solo 2,50 euros, el cliente puede probar cualquiera de estas exquisiteces y acompañarla con una consumición, ya sea un vino, una cerveza o un refresco. Con la primera, los participantes recibirán un croquis en papel de las paradas de repostaje que se pueden realizar y un espacio para que cada local deje constancia a golpe de cuño que por allí ya han pasado.
Con tres sellos es suficiente para participar en un sorteo en el que estarán en juego un fin de semana en un hotel de cinco estrellas, una visita guiada con comida por la bodega de Marqués de Vizhoja y botellas de vino. El bombo se agitará el domingo a las 10.00 horas como broche a un fin de semana diferente para el que los hosteleros de Os Mallos tomaron nota de otras experiencias. Y metieron a sus clientes en el bolsillo.
Desde el bacalao a la gallega del Xiada al pulpo escabechado con mejillones del Nova Lanchiña, la zona confirmó que no es necesario irse hasta el centro para gratificar al estómago con tapas ricas. Que en los barrios la buena cocina es una vecina más. Y que el de Os Mallos tiene mucha chicha que despachar.

Comentarios