miércoles 21/10/20

Un hombre roba un camión de reparto de cerveza y deja un rastro de botellas

El ladrón huyó con el vehículo por la avenida de Finisterre y lo abandonó en el parking del Ágora

el ideal gallego-2019-02-07-007-c3b56803
Los repartidores comprobaron los daños que sufrió el vehículo | javier alborés

Aprovechando un descuido de los repartidores, que estaban haciendo una parada en la avenida de Finisterre, un sujeto de unos 40 años se subió al volante de un camión de reparto de cerveza y se dio a la fuga de forma tan precipitada que de la caja del camión se cayeron varias botellas, que dejaron un rastro de cristales rotos en la calzada. El camión fue localizado poco después en el aparcamiento del Ágora, pero el individuo había desaparecido. Al cierre de esta edición, la Policía Nacional trata en estos momentos de identificarlo y detenerlo.


El incidente tuvo lugar cerca de la plaza de Pontevedra a las nueve menos cuarto de la mañana. Los repartidores habían dejado las llaves puestas mientras hacían el reparto, como suelen hacer siempre, porque resulta más práctico con el ajetreo diario. Solo lo cierran cuando es la hora de comer. Por eso el ladrón pudo subirse a la cabina y arrancar el vehículo sin problemas. Solo cuando regresaban al camión, los repartidores se cruzaron con el vehículo que ya se iba y emprendieron una desesperada persecución a pie en pos del camión.

Este cruzó el barrio de Agra do Orzán, pero los repartidores pronto lo perdieron de vista porque lo perseguían con la esperanza de que el tráfico le obligara a detenerse en algún momento, pero no fue así. No les quedó más remedio entonces que subirse a otra furgoneta y dar vueltas por la ciudad con la intención de localizarlo, mientras alertaban a sus compañeros de lo que había ocurrido para que les ayudaran en la búsqueda. .

Colisiones 
Mientras, en su alocada fuga, el sospechoso perdió parte de la carga, porque una de las lonas, la del ladro derecho, se había abierto y parte de la carga de miles de botellines de cerveza se habían ido quedando por la calle. También se rompió el equivalente a media docena de cajones y parte  se esparció por la calzada. Además, el ladrón llegó a golpear a varios vehículos, dañando sus retrovisores, según los testigos. 

En el lado positivo, nadie resultó herido por el temerario ladrón. Parece ser que uno de los conductores afectados le siguió a pie hasta el aparcamiento del Ágora donde abandonó el vehículo pero tras darle una excusa, el sospechoso desapareció, perdiéndose entre los vehículos que llenaban el estacionamiento público. 

Al poco aparecieron los repartidores, la Policía Local y, finalmente, la Policía Nacional. Los investigadores de la Científica se encargaron de recoger evidencias en la cabina, pero permitieron a los repartidores ordenar el contenido de la caja, puesto que el sospechoso no se había introducido en ella .

Comentarios