lunes 21/9/20

Heridos leves 2 menores al ser rozados por camión cuando iban en bicicleta

Dos niños de once y doce años de edad que montaban en una misma bicicleta fueron arrollados ayer por un camión que transportaba material para las obras de la Tercera Ronda por la carretera de As Rañas.

  Dos niños de once y doce años de edad que montaban en una misma bicicleta fueron arrollados ayer por un camión que transportaba material para las obras de la Tercera Ronda por la carretera de As Rañas. Los dos pequeños resultaron prácticamente ilesos, según apuntaron fuentes de la Policía Local, porque el camión golpeó la bicicleta en lo que fue casi un roce pero que bastó para proyectar a los dos niños sobre la calzada. En un principio, se dudó de pedir asistencia médica, dado que ambos parecían encontrarse bien, pero al final se solicitó una ambulancia del 061 ante la insistencia de los padres.

Las víctimas forman parte de la comunidad gitana de la zona, cuya única vía de entrada y salida es precisamente la carretera de As Rañas, que está cerrada al tráfico desde mediados del mes pasado por las obras de la Tercera Ronda.

El cierre obedece a unos trabajos para habilitar el vial de conexión con la Tercera Ronda, trabajos que no está previsto que terminen por hasta el próximo lunes. A pesar del cierre se conserva el acceso a las viviendas del núcleo de As Rañas, con lo que los residentes deben emplear la carretera de O Birloque.

La vía está cortada por obras desde febrero, pero constituye el único acceso para el poblado de As Rañas

 Tráfico > Dada la gran cantidad de obras que se han acometido por la zona en los últimos años, la comunidad gitana de la zona, que cuenta con varios niños de corta edad, ha tenido que soportar un tráfico constante de vehículos pesados en un lugar que siempre se había caracterizado por ser un lugar tranquilo. Como las carreteras carecen de aceras o de casi cualquier otra infraestructura, el peligro para los peatones y, especialmente para los niños, es evidente.

Por eso, durante la construcción del túnel del AVE, en 2009, algunos adultos decidieron instalar por su propia cuenta un cartel de aviso en agosto.

Durante un mes y medio, los camioneros que se dirigían a cargar o descargar material en las obras del AVE pudieron leer una señal que decía “Precaución, niños gitanos en la calzada”. La señal funcionó, quizá porque los camioneros ignoraban que no la habían instalado las autoridades.

El límite de 20 kilómetros por hora que marcaba el cartel consiguió dar un poco más de seguridad a los peatones de la zona, pero fue retirado debido a la expectación generada en los medios de comunicación.

También habían llevado a cabo otras formas de protestas, como colocar sillas justo en la calzada y sentarse en ellas para bloquear el paso de los camiones. Los conductores tomaron en consideración esta protesta, y circularon a menos velocidad, pero ahora, con los trabajos de la Tercera Ronda, parece que vuelve a repetirse la misma problemática.

Comentarios