sábado 07.12.2019

La herencia de la Marea obliga a aprobar facturas irregulares por 26,6 millones

Corresponden a contratos expirados y tienen un efecto determinante sobre el pago a proveedores
El informe sobre facturas irregulares es uno de los asuntos en el orden del día del pleno de hoy | quintana
El informe sobre facturas irregulares es uno de los asuntos en el orden del día del pleno de hoy | quintana

La corporación municipal aprobará hoy el pago de facturas irregulares correspondientes al año pasado por valor de 26,6 millones de euros, la cantidad más alta de los últimos años después de que fuese aumentando progresivamente desde el inicio del mandato de la Marea.

Estos 26,6 millones de euros se deben a facturas a las que la Intervención municipal puso reparos por pertenecer a prestaciones que se mantienen a pesar de haber expirado sus contratos y que tuvieron que ser aprobadas mes a mes por el exalcalde.

Esta es la cantidad más alta de los últimos años, en los que ha ido aumentando ostensiblemente desde 2015, cuando fueron 5 millones de euros los que se pagaron mediante facturas irregulares. Al año siguiente fueron 14,5 y en 2017 se llegó a 20,8 millones de euros.

Estas facturas irregulares pertenecientes a contratos que estaban pendientes de licitar, muchos de ellos continúan en la misma situación, tienen repercusiones importantes para las arcas municipales. Estos cargos suponen uno de los principales problemas para el área económica a la hora de realizar sus pagos a los proveedores municipales.

El Ministerio de Hacienda fija en 30 días el límite máximo para efectuar estos pagos pero el Gobierno municipal incumplió este indicador durante ocho meses de los doce del año pasado y finalizó el ejercicio anual con una media de 37 días.

Consecuencias

Además de los problemas que supone esta situación para los proveedores que ven cómo tardan en recibir los pagos por los servicios prestados, el Ayuntamiento también sufre las consecuencias de rebasar el límite. Así, 15,1 millones de euros del superávit del año pasado tuvieron que ser destinados a reducir la deuda municipal con la banca, ya que para utilizarlos para Inversiones Financieramente Sostenibles es necesario cumplir con este indicador. Por otra parte, son un reflejo de la gestión municipal, un aspecto muy criticado por la oposición y desde otros ámbitos.

Corresponden a contratos expirados y tienen un efecto determinante sobre el pago a proveedores

Los 26,598.112,80 euros en facturas irregulares que hubo el año pasado se reparten entre 25.754.758,35 euros pertenecientes al Gobierno local y el resto, 843.254,45 euros, al Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE). Este organismo generó 38 pagos con reparos de intervención y registró un descenso tanto en el número de expedientes como en la cantidad total, mientras que al Ayuntamiento correspondieron 1.014 facturas, aumentando tanto en su número como en su proporción sobre el total.

El crecimiento con respecto a los últimos años en la cantidad de facturas es bastante notable, ya que en el ejercicio de 2017 habían sido 459 los expedientes irregulares procedentes del Ayuntamiento y del IMCE, mientras que en 2016 ambas entidades habían acumulado 352.

Las más de mil facturas irregulares que abonó el Gobierno municipal de la Marea durante el año pasado se reparten entre más dos centenares de suministros y servicios.

Los casos más notable son los de los contratos de recogida de basura y de limpieza viaria. Los pagos irregulares en el primero de ellos se repitieron durante doce meses por valor de 862.413,09 euros en cada ocasión. Mientras, en el caso del segundo la cuantía ascendió a 874.860,13 euros durante seis meses, período desde que venció el convenio hasta el final del ejercicio.

Entre los de menor cuantía se encuentran casos como el suministro de ferretería para la carrera popular Coruña 10, por valor de 51 euros, o el mantenimiento del ascensor de la biblioteca de O Castrillón, una factura de 60,26 euros al mes.

En medio de estos dos extremos multitud de servicios y suministros como el mantenimiento de los mercados o la conserjería del Ágora, que se encontraban vencidos y que se tuvieron que pagar con reparos por parte del interventor municipal por esta situación.

Los actuales responsables de María Pita y sucesores de la Marea Atlántica se encontraron con este panorama a su llegada al Gobierno local y la previsión es que la cantidad correspondiente a este año sea todavía mayor ya que la situación lejos de mejorar ha empeorado.

Por ejemplo, junto a los contratos de recogida de basura, limpieza viaria y muchos otros que se mantienen en el mismo estado, hay que añadir nuevos casos, como el de bibliotecas, que venció en febrero y que supone más de 200.000 euros cada mes.

CIFRAS  


1.052 EXPEDIENTES

generaron el Ayuntamiento y el IMCE durante 2018 correspondientes a facturas irregulares y que supusieron casi 26,6 millones de euros


843.254 EUROS

fueron pagados desde el IMCE mediante facturas con reparos del interventor municipal y que se repartieron entre 38 expedientes

   

 

Medidas

Actualmente existen cerca de 250 prestaciones que se encuentran pendientes de licitación, mientras que hay más de 70 expedientes que ya salieron a contratación pública y en proceso de ser adjudicados.

El Gobierno municipal puso en marcha una serie de medidas con las que tratar de aliviar esta situación, licitar y adjudicar los contratos y reducir el período de pago a proveedores. Para ello, el área de Contratación asumió más competencias para simplificar y agilizar estos procesos y se publicó una nueva instrucción persiguiendo la misma finalidad, que además libera de labores a las otras concejalías.

Comentarios