jueves 19.09.2019

Las heladas causan un choque múltiple en Elviña y patinazos de los peatones por toda la ciuadd

La carretera que une ambos campus permaneció cerrada al tráfico durante cuatro horas debido a la escarcha

Las heladas causan un choque múltiple en Elviña y patinazos de  los peatones por toda la ciuadd

A Coruña amaneció ayer tiritando para vivir lo que fue la jornada más accidentada debido al hielo de los últimos tiempos. La humedad combinada con las bajas temperaturas dejó sobre aceras y calzadas una capa de escarcha que volvió peligroso el tránsito y obligó a intervenir a los Bomberos para esparcir sal en 17 puntos. El incidente más grave tuvo lugar en la carretera que une el campus de Elviña con el de A Zapateira, donde se registraron tres accidentes en cadena que se saldaron con una  herida y su cierre durante horas. 


Ya en Feáns había tenido lugar el primer siniestro: una salida de vía a las ocho menos cuarto de la mañana, pero sin heridos. A las nueve de la mañana, cuando se registró el primer siniestro, el sol todavía no incidía en la serpenteante y empinada carretera que sube desde Elviña hasta los montes de A Zapateira, y era posible distinguir el color blanco de la helada en el asfalto. Fue entonces cuando se produjo la primer colisión: un turismo trató de frenar pero patinó y golpeó al bus que viaja delante. Fue a la altura de la calle Penas de A Grela
Casi inmediatamente, se produjo el segundo siniestro: salida de vía; después, un nuevo alcance. En total, siete vehículos se vieron implicados en una rápida sucesión que dejó claro el peligro que suponía circular por la carretera. Al lugar de los hechos acudió la Policía Local que cortó la vía hasta la una y veinte de la tarde, cuando el sol consiguió derretir la resbaladiza escarcha. La víctima, que viajaba al volante de uno de los coches siniestrados, resultó ser una joven de 23 años, de iniciales P.F.V., que tuvo que ser trasladada al hospital por una ambulancia del 061, aunque su estado no revestía gravedad. 

Zonas acordonadas 
Pero no todos los accidentes de circulación afectaron al tráfico rodado: durante toda la mañana, se registraron casos de viandantes que resbalaban sobre la calzada, que de repente se había vuelto traicionera. En la plaza de María Pita, la Policía Local tuvo que vallar una gran superficie frente a la estatura de la heroína, después de que una mujer sufriera un patinazo que dio con ella en el suelo.


Ni siquiera los pequeños se libraron de caerse, aunque en su caso estén más acostumbrados, y la Policía Local también tuvo que acordonar los juegos infantiles para evitar accidentes. Tramos enteros de acera tuvieron que ser prohibidos a la circulación a la espera de que el sol hiciera su trabajo y derritiera la fina capa de escarcha. 

O, en su defecto, que lo hicieran los bomberos. Porque la dotación que salió por la mañana del parque de A Grela no dejó de recorrer la ciudad durante hasta el mediodía para diseminar la sal donde fuera necesario. 

En total tuvieron que llevar a cabo 17 actuaciones en unas pocas horas. Un número inédito, por lo menos en lo que va de año, teniendo en cuenta que en la última semana han tenido que realizar varias salidas por ese motivo.

Como es habitual, tuvieron que acudir a salar las pasarelas peatonales, como las que se encuentran a la altura de hospital Materno o de la estación de bus, porque su superficie metálica es especialmente sensible, pero también en Féans y A Zapateira, cuyas carreteras, al encontrarse más alejadas del mar y a mayor altitud, también tienden a helarse más a menudo y en otros lugares como  O Ventorillo. Fue una mañana atareada que puede repetirse hoy.

Comentarios