domingo 17/1/21

Guía para no volver a ser forastero en A Coruña

A Coruña tiene mucho que ofrecer al visitante, y más aún si se va a quedar un curso entero por estas tierras. Pero hay que saber buscar los mejores planes y la ESN, o Red de Estudiantes Erasmus

A Coruña tiene mucho que ofrecer al visitante, y más aún si se va a quedar un curso entero por estas tierras. Pero hay que saber buscar los mejores planes y la ESN, o Red de Estudiantes Erasmus, se ha propuesto que ninguno de esos alumnos extranjeros que llegan a la ciudad perdidos sea forastero por demasiado tiempo.
La ESN, que se define como “una de las mayores asociaciones interdisciplinares de estudiantes de Europa”, publicaba hace unas semanas un reportaje para que los recién llegados no se dejaran atrás ninguno de los tradicionales planes. Como “Bonus” incluían algunas recomendaciones para los erasmus que pasasen por tierras gallegas las navidades, entre las que se colaba la propuesta de “comprar un décimo en la Administración La Favorita”, visitar el poblado navideño de María Pita –que este año ha cambiado bastante– o degustar unas “castañas en la calle Real” en estas fechas. “A partir de octubre y hasta enero se suelen asar para comerlas a modo de aperitivo o snack”, puntualiza la agrupación a través de su página web.
También de fechas concretas, pero en este caso de las de verano, hablan para advertir a los universitarios de que no pueden perder la oportunidad de disfrutar de una noche de San Juan al borde de una hoguera. En este caso cuentan a los coruñeses temporales que nueve saltos traerán buena suerte pero sin olvidarse de “que el fuego siempre quema y hace pupa”.
Dejando de lado los planes estacionales, la lista que marca ESN empieza por una visita al “símbolo de la ciudad”, es decir, a la Torre de Hércules, para justo después reponer fuerzas con una tapa de La Bombilla.

aventuras de todo tipo
El centro comercial Marineda City o la típica foto ante el ayuntamiento también entran dentro de la agenda, al igual que lo hace la visita al castillo de San Antón que muchos vecinos de toda la vida no repiten desde que iban al colegio. Ya que (se supone) pasarán algún tiempo en el campus, la organización recomienda a los alumnos extranjeros dejar de lado los apuntes un rato para emprender la aventura de encontrar las excavaciones del Castro de Elviña.
Para cuando lleguen los calores estivales se reservan el baño en Riazor o la entonación, a voz en grito en una noche de fiesta, del mítico “Vivir na Coruña que bonito é, andar de parranda e dormir de pé...”.
En el capítulo de degustaciones, lo mismo los envían a por la tortilla o la croqueta de La Bombilla, que a introducirse en la tradición del chocolate con churros de Bonilla a la Vista y, para hacer la digestión, queda comerse un bocadillo del Rogelio. En el menú tampoco debe faltar el pulpo de A Lanchiña ni el “lugar de culto para los cerveceros”, es decir, el templo por antonomasia a Estrella Galicia.
Para recordar que en esta ciudad nadie es forastero también hay que hacer hueco para pasarse por la calle de San Juan un domingo con los amigos o quedar con alguien en el Obelisco.

Comentarios