Martes 20.11.2018

La guía municipal de buenas prácticas en los mercados sale a la luz con llamativos errores de traducción

Nuevamente un traductor automático ha jugado una mala pasada a un documento oficial de una administración. La versión en castellano de la Guía de Buenas Prácticas de los mercados municipales, que el Ayuntamiento repartió hace unos días entre cientos de placeros, incluye graves errores de toponimia así como de nombres propios. 

Algunas de las páginas del documento entregado a los placeros en los que se incluyen errores por la traducción del gallego y también explicaciones de normas que se dan por entendidas en el sector.
Algunas de las páginas del documento entregado a los placeros en los que se incluyen errores por la traducción del gallego y también explicaciones de normas que se dan por entendidas en el sector.

Nuevamente un traductor automático ha jugado una mala pasada a un documento oficial de una administración. La versión en castellano de la Guía de Buenas Prácticas de los mercados municipales, que el Ayuntamiento repartió hace unos días entre cientos de placeros, incluye graves errores de toponimia así como de nombres propios.

Copia de Mercados 01

A todas luces el paso de textos que originalmente estaban en gallego a castellano provoca curiosidades como que ahora el mercado de Ramón Cabanillas esté en “Los Mayos” en vez de en Os Mallos o que el mercado de Eusebio da Guarda (la plaza de Lugo) sea de Eusebio de A Guarda, sin respetar el nombre del benefactor.  Además, el “Mercado das Conchiñas” se convierte en el “de Conchiñas” y no As Conchiñas, que todos los coruñeses conocen, y uno de los arquitectos que idearon San Agustín deja de ser Antón Tenreiro para mutar en “Antón Ternero”.

Mercados 01

Consultado sobre los errores, el alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró que no tenía conocimiento. No obstante, aseguró “se hai erros se correxirán” en próximas ediciones del documento marco.  

Explicaciones muy obvias
No obstante, los problemas con la traducción no son lo único que sorprende en las guías que los conserjes de las plazas han repartido entre los concesionarios. Llaman la atención algunas explicaciones o definiciones que de alguna manera parecen dejar en mal lugar a los comerciantes.

Mercados 04

La guía encargada por el departamento de Mercados, de la Concejalía de Empleo y Economía Social, recoge indicaciones básicas que ya se dan por entendidas e interiorizadas por todos los comerciantes que trabajan en alimentación. Así los profesionales han podido leer que sean “muy escrupulosos con los hábitos de higiene propios”, que “no se puede comer, fumar o mascar chicle en el puesto” ni “estornudar o toser cerca de los alimentos”, o que no se puede acudir a atender el puesto con “animales de compañía”.

Mercados 02

También se han propuesto enseñarles que si se cortan desinfecten y protejan la herida o qué significan términos como “limpiar” o “desinfectar”, que se incluyen en un pequeño diccionario.

Comentarios