Lunes 21.01.2019

Los guardias de Teixeiro sufren siete agresiones graves al año

Mostraron algunos de los cuchillos artesanales que los presos fabrican para sus ajustes 
de cuentas

El sindicato Acaip mostró algunos puñales artesanales fabricados por los presos | quintana
El sindicato Acaip mostró algunos puñales artesanales fabricados por los presos | quintana

Los funcionarios de prisiones volvieron ayer al centro de la ciudad para protestar por sus condiciones laborales. Mientras que la plataforma no sindicada “Tu abandono me puede matar” se manifestaba en la Delegación del Gobierno, los sindicatos lo hacían en el Obelisco.
En ambos casos denunciaban las condiciones de inseguridad en las que deben desarrollar su trabajo: según la plataforma, se registran siete agresiones graves al año en Teixeiro, mientras que el sindicato Acaip denuncia que requisan cerca de 400 cuchillos artesanales al año. Además, en Teixeiro dentro de la prisión hay 220 por 1.300 internos, y de 187 módulos, nueve los lleva un solo funcionario a diario.

La prioridad es el incremento salarial. “Estamos aquí porque no nos quieren incluir en ninguna medida salarial ni nos quieren hacer autoridad”, se lamentó el presidente de la plataforma. Advierten que la dotación de medios es escasisíma: faltan 3.500 plazas por cubrir a nivel nacional. Uno de los motivos de la protesta es reivindicar ese incremento de funcionarios que hacen que esté trabajando en precario. Recuerdan que el perfil de los presos ya no es de deteriorados toxicómanos: algunos de ellos son vigoréxicos, y consumen drogas que pueden volverles muy agresivos. 

Armas que matan 
Pedro Vázquez, de Acaip, explicó que tratan mostrar a la sociedad lo que ocurre en los centros penitenciarios: “pinchos” elaborados con palos de escoba, pletinas de metal, bolígrafos, hierros de forjado. “Son armas que matan”, advierte Vázquez.

Estas armas son descubiertas en cualquier lugar: en el comedor, en las celdas, en el patio, bajo una silla... Cualquier sitio puede esconder un peligro.

Comentarios