lunes 26/10/20

La Guardia Civil refuerza sus efectivos para luchar contra las estafas en la web

Los delitos informáticos son los que más crecen año tras año, hasta tal punto que se ha vuelto necesario incrementar el número de agentes que luchan contra este tipo de criminalidad. “

Una de las investigadoras de la Policía Judicial, ante su ordenador de la Comandancia
Una de las investigadoras de la Policía Judicial, ante su ordenador de la Comandancia

Los delitos informáticos son los que más crecen año tras año, hasta tal punto que se ha vuelto necesario incrementar el número de agentes que luchan contra este tipo de criminalidad. “Hay un aumento exponencial”, denuncian. La Comandancia de la Guardia Civil cuenta con su propio equipo de Estafas Telemáticas de la Policía Judicial, pero aún así no es suficiente como para atender el gran número de casos que están surgiendo en la provincia, de manera que, desde mayo, cuentan con un equipo de apoyo al mando de una sargento. El resultado es que han comenzado a aumentar las investigaciones. La gran mayoría, por compras online en las que el cliente nunca llegó a recibir la mercancía.
Muchos de los sospechosos de estos delitos se encuentran en cualquier otra parte del país o del extranjero: un sujeto al que las autoridades consideran un “estafador genérico”, con numerosos antecedentes en su haber, fue investigado este mes por una presunta estafa a un vecino de Arteixo que le pagó 110 euros por una consola que nunca recibió. Otro caso, que ocurrió en julio, fue el de una vecina de Arteixo que había alquilado un piso para sus vacaciones en Sevilla. Pagó 120 euros y no volvió a saber nada más. Resultó que el hombre que le alquilaba el piso era un preso que llamaba desde la cárcel de Valdemoro, donde cumplía pena por otros delitos de estafa.
 

Cargos en cuentas
Uno de los motivos más habituales para comenzar una investigación es la denuncia por sospechosos cargos en las cuentas bancarias. En julio, el equipo de Estafas Telemáticas investigó a la vez cuatro casos distintos: resultó que tres de los cuatro investigados eran familiares directos de los denunciantes, que aseguraron haber realizado los cargos por error, mientras que el cuarto era un hombre de Rincón de la Victoria (Málaga) que había recibido una transferencia de 900 euros de un vecino de Oleiros que nunca le llegó a enviar la mercancía comprada. Simplemente cortó la comunicación.
En ninguno de los casos que se han dado a conocer hasta ahora se robaron grandes cantidades de dinero y desde el equipo de Estafas telemáticas señalan que todo depende de la clase de timo que se practique. Por ejemplo, las pequeñas estafas en la compraventa entre particulares a través de sitios de Internet de segunda mano, pero que “sumadas dan unas cantidades importantes”. Los que llevan a cabo estos timos, son en realidad, delincuentes comunes. ”Han visto la posibilidad de llevar a cabo su actividad delictiva con menos riesgo a ser descubiertos”. Además, como señalan los inspectores, “las penas son muy inferiores que si las llevasen a cabo físicamente”.
Si lo que se quiere comprar es más caro, aumenta el importe. Por ejemplo, en las estafas de vehículos (que normalmente se encuentran en el extranjero), las cantidades mínimas rondan los 5.000 euros en cada operación.
En cambio, las grandes estafas por internet son llevadas a cabo normalmente por bandas organizadas cuya base de operaciones se encuentra en países de Europa del Este. Son ellos que realizan por ejemplo, la “estafa del CEO”, con cantidades superiores a los 100.000 euros: suplantar la identidad de altos directivos a través del correo electrónico para lograr que otros empleados realicen transacciones de dinero.
 

Sentido común
Ante esta oleada de delitos, el Instituto Armado pide al público sentido común: desconfiar si el precio del producto es demasiado barato, no realizar pagos online si no se está seguro de la operación y solo a través de plataformas seguras sin usar wifi pública.
Y, sobre todo, leer la letra pequeña, advierte la Guardia Civil: “Nos encontramos a diario casos en los que los cargos fueron autorizados por aceptar las condiciones sin leerlas, sobre todo en el caso de las suscripciones”.

Comentarios