miércoles 21/10/20

La Guardia Civil intercepta a un pesquero que faenaba ilegalmente

El barco navegaba por un caladero con el localizador apagado y con menos tripulación de la debida
El Ideal Gallego-2019-09-14-008-2b74a31a
La patrullera “Río Jallas” de la Guardia Civil interceptó el buque arrastrero

El Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil (SMP), en colaboración con la Unidad de Helicópteros de la 15 Zona de la Guardia Civil de Galicia, localizó en un caladero cercano a un buque arrastrero faenando en fondo prohibido, a una profundidad de cien metros. El barco navegaba con el dispositivo de localización apagado. La actuación surgió a raíz de la investigación realizada sobre el control de la pesca en el caladero nacional y fue llevada a cabo por efectivos del SMP a bordo de la patrullera “Río Jallas”, apoyados por el helicóptero perteneciente a la 15 Zona de la Guardia Civil de Galicia. 

La Guardia Civil ordenó al patrón de la embarcación el levantamiento de las artes de pesca y que navegara al puerto herculino para finalizar la inspección y la verificación del pesaje de las capturas. Durante la travesía fue escoltado por la patrulla del Instituto Armado y nada más atracar, los agentes del Servicio Marítimo subieron a bordo e hicieron las comprobaciones oportunas. Fue entonces cuando descubrieron  que navegaba sin dos de los tripulantes que figuraban enrolados.  

Una vez finalizada la descarga de las capturas y la inspección de la embarcación, la Guardia Civil procedió a la confección de las correspondientes actas de denuncia por dos supuestas infracciones a la Ley de Pesca Nacional: por faenar en caladero prohibido, por navegar con el Sistema Automático de Identificación (AIS) apagado y otra por supuesta infracción a la Ley de Marina Mercante al navegar sin dos de los tripulantes que figuran en el rol de la embarcación.

Otras actuaciones
Es la actuación más importante en la zona del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil después de que, a mediados de agosto, aprehendiera 2.992,75 kilos de boquerón en la ría de O Burgo. La patrulla detectó a dos barcos pesqueros abarloados, realizando un transbordo de capturas, sin haber solicitado la pertinente autorización. Los agentes les ordenaron dirigirse al puerto para registrarles: un barco traía a bordo un exceso de 2.992,75 kilos de boquerón que pretendía ocultar transvasando parte de las mismas al otro. La Guardia Civil les denunció por una supuesta infracción a la Ley de Pesca de Galicia y tras incautarse la pesca, la entregaron al Banco de Alimentos Rías Alta.

Una semana antes, los agentes del Instituto Armado habían descubierto un pez espada pescado ilegalmente oculto en la bodega de un buque de arrastre, tras unas cajas de plástico y cubierto de hielo. El patrón aseguró que lo habían pescado por error y lo reservaban para el consumo de la tripulación. Su valor en la lonja habría sido de 1.500 euros.

Comentarios