La Guardia Civil desarticula una banda de traficantes de hachís

La Guardia Civil desarticuló el domingo una banda de traficantes de hachís cuya base se encontraba en O Castrillón, a los que se le incautaron 50 kilos de droga, así como una gran cantidad de dinero en metálico:

La Guardia Civil desarticula una banda de traficantes de hachís
Los sospechosos pasaron a disposición judicial en el juzgado de instrucción número ocho
Los sospechosos pasaron a disposición judicial en el juzgado de instrucción número ocho

La Guardia Civil desarticuló el domingo una banda de traficantes de hachís cuya base se encontraba en O Castrillón, a los que se le incautaron 50 kilos de droga, así como una gran cantidad de dinero en metálico: casi 100.000 euros. La operación, que llevó a cabo el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), se cerró ayer cuando los detenidos pasaron a disposición judicial, al juzgado de instrucción número ocho: eran tres españoles y un marroquí. Por lo menos para dos de ellos se decretó su ingreso en prisión.

El arresto con el que se culminó la operación, en la que los agentes de la Guardia Civil estuvieron vigilando durante meses a los narcotraficantes, se llevó a cabo el domingo, en un momento en el que había bastante gente en la calle, así que la actuación policial levantó bastante revuelo. Los presuntos narcos fueron sorprendidos por los guardias civiles cuando todavía no habían salido ni siquiera a la calle: se hallaban en el garaje de un bloque de viviendas.

Según parece, se hallaban en plana transacción: un vehículo que llevaba la droga accedió al garaje con dos ocupantes a bordo. Estaban todos en el lugar, junto con los compradores. Testigos presenciales aseguran haber oído: “¡Guardia Civil! ¡Al suelo!”. Aunque nadie pudo acceder al subterráneo hasta el final de la operación, que fue muy rápida.

Según fuentes policiales, en el transcurso de la redada no solo se incautó una gran cantidad de efectivo y de droga, sino también varios vehículos, que acabaron en el garaje de la Comandancia de la Guardia Civil. En cuanto al hachís, se supone que proviene del sur, aunque los sospechosos la habrían adquirido en Madrid con la intención de distribuirla al por menor tanto en la ciudad como en el área metropolitana.
Segundo golpe

Se trata del segundo golpe del EDOA de la Guardia Civil en unos pocos meses contra el tráfico de hachís. El anterior, que se llevó a cabo a principios de noviembre, sirvió para desarticular una trama que actuaba tanto aquí como en Ferrol, que movía cerca de media tonelada de hachís al mes, y detener a ocho personas, aunque el jefe de la banda, un coruñés, consiguió huir y a día de hoy todavía no ha sido arrestado.
En esa operación los agentes del EDOA se incautaron de 118 kilos de hachís, además de 141.000 euros en metálico, 1,9 kilos de cocaína, 2,8 kilos de sustancias de corte, nueve vehículos de alta gama y una moto de agua. Parte del dinero (70.000 euros) se encontró en uno de los vehículos confiscados a la trama, valorados en otros 70.000 euros, en un compartimento oculto.