miércoles 21/10/20

Los guardacostas decomisaron cerca de 5.000 kilos de marisco durante 2016

Los cambios legales para castigar con más fuerza la pesca y el marisqueo ilegal por parte de los furtivos no ha acabado todavía con esta lacra a la que se enfrentan a diario los trabajadores del mar coruñeses.

Los mariscadores coruñeses padecen menos esta lacra pero todavía les sigue afectando	pedro puig
Los mariscadores coruñeses padecen menos esta lacra pero todavía les sigue afectando pedro puig

Los cambios legales para castigar con más fuerza la pesca y el marisqueo ilegal por parte de los furtivos no ha acabado todavía con esta lacra a la que se enfrentan a diario los trabajadores del mar coruñeses. La Consellería do Mar asegura que los guardacostas se incautaron de casi 5.000 kilos de productos en el litoral coruñés el año pasado. La cifra ha bajado con respecto a 2015 pero sigue siendo demasiado elevada como para no hacer mella en la economía de los mariscadores que operan con todos los permisos en regla.

El informe que obra en poder de la Xunta relativo a los decomisos practicados el año pasado en la costa gallega indica que A Coruña está en un puesto intermedio entre los que más padecen estas lacras y los que menos. La ciudad –en cuya demarcación zonal se incluye toda el área metropolitana desde la parte sur de la ría de Betanzos hasta el litoral hasta Malpica– está por delante del área de Ferrol y la costa lucense hasta esa ciudad, puesto que allí se descubren menos mariscos en poder de los furtivos.

Según las cifras facilitadas por los guardacostas a la Consellería do Mar a lo largo del año pasado se practicaron 803 operaciones de incautación que dieron como resultado la aprehensión de 4.776 kilos de distintos productos, fundamentalmente mariscos que es a lo que más afecta el furtivismo.

Asimismo, se realizaron dos incautaciones en el interior de la provincia –con esta consideración el departamento de Rosa Quintana se refiere a aquellos descubrimientos que se realizan en carretera o en locales de hostelería– con el consiguiente decomiso de 1.330 kilos de marisco.

El dato es muy elevado teniendo en cuenta que mariscadores como los de la ría de O Burgo, por ejemplo, pasaron en 2016 uno de los peores años en cuanto a capturas y ganancias por la baja productividad del estuario y los distintos cierres.

Simplemente tomando esa zona como ejemplo, en la que se redujo el número de ilegales pero en ocasiones todavía se los puede descubrir allí, se demuestra que este tipo de ilegalidades hacen gran mella en la economía de los operarios del mar.

evolución favorable
El dato positivo que se puede extraer del estudio que facilita el Ejecutivo autonómico es que un ejercicio atrás el resultado era mucho más preocupante. La reducción fue del 84%, pues en 2015 fueron a parar a los almacenes de control la nada desdeñable cantidad de 28.984 kilos.

También destaca la subida de las actuaciones, pues de un año al siguiente se incrementaron en 150 las incautaciones.

Comentarios