martes 20/10/20

Los guardacostas decomisaron 642 kilos de marisco entre enero y mayo

La ría de O Burgo ha pasado buena parte del año cerrada al marisqueo por toxina o hidrocarburos y esto ha servido para reducir un poco la competencia desleal de los furtivos puesto que, de ser descubiertos,

La ría lleva cerrada al marisqueo desde finales de mayo	pedro puig
La ría lleva cerrada al marisqueo desde finales de mayo pedro puig

La ría de O Burgo ha pasado buena parte del año cerrada al marisqueo por toxina o hidrocarburos y esto ha servido para reducir un poco la competencia desleal de los furtivos puesto que, de ser descubiertos, se enfrentarían a posibles acusaciones de delitos contra la salud pública. Sin embargo, la Consellería do Mar revela que hasta mayo se decomisaron más de 600 kilos de marisco en el área de A Coruña.
Los guardacostas han trabajado duro en el espacio costero de la ciudad –que en sus repartos zonales se extiende desde el sur de la ría de Ares y Betanzos hasta Malpica– para acabar con las prácticas ilegales de captura de marisco. En lo que va de año se incautaron un total de 642 kilos de productos como almejas y berberechos, en su gran mayoría en puntos de la ciudad.
También entre enero y mayo, según los datos que maneja la Xunta, se produjo la incautación o retirada de un total de 319 aparejos con los que trabajaban las personas descubiertas cogiendo recurso sin disponer de una autorización autonómica.
Pese a la importante cifra, tan solo la costa lucense hasta Ferrol está por debajo de estos números pues incluso el área ferrolana en sí tuvo más recuperación de útiles usados de una manera fraudulenta.
Lo curioso es que estos datos se han dado a pesar de que los propios mariscadores reconocieron que la problemática que les ha permitido trabajar tan solo un mes completo también ha alejado a los esquilmadores del estuario.
De hecho incluso fueron precisas menos inspecciones que en 2015 para entorpecer la tarea de los individuos fuera de la ley. En concreto, los vigilantes del litoral programaron 332 inspecciones en cinco meses. No obstante, sí fue una de las agendas más pobladas de toda la costa gallega.

controles en tierra
Pero, a tenor de los datos facilitados por el departamento que dirige Rosa Quintana, la situación en el entorno Vigo-A Guarda es mucho peor. Allí se incautaron 815 herramientas y 1.045 kilos de marisco en 1.092 controles.
En el caso del interior de la provincia coruñesa –cuando los bivalvos son descubiertos en el transcurso de una venta, mientras se trasladan o ya en las cocinas de los restaurantes– los agentes de seguridad paralizaron 317 kilos de mercancía variada. Para ello necesitaron programar 132 inspecciones, que solo se vieron superadas por las 148 que tuvieron lugar en Lugo.
Además, por llamativo que parezca, tan solo en A Coruña hubo que retirar a las personas un apero de marisqueo ilegal ya en tierra.

Comentarios