domingo 20.10.2019

El grado de Náutica de la Universidad tiene pleno empleo y uno de los salarios más altos, pero obliga a emigrar

Cuenta con la particularidad de que además es uno de los que tiene una nota de corte más baja
La Escuela de Náutica está en la zona de Riazor | javier alborés
La Escuela de Náutica está en la zona de Riazor | javier alborés

Según el informe “Inserción laboral e características do emprego dos egresados da Universidade”, Náutica y Transporte Marítimo es uno de los ocho grados que cuentan con una tasa de empleo total entre los titulados de 2015, año al que corresponden los datos publicados por esta semana. Además, sus titulados se encuentran entre los trabajadores con los salarios más altos solo superados por los de Medicina, pero con la obligación de tener que emigrar a otros países para encontrar empleo.

Según los registros de un informe del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, los titulados en Náutica y Transporte Marítimo ingresan 33.977 brutos al año, solo por detrás de Medicina, y con una nota de corte mucho más baja, situada en el 5, al contrario de lo que sucede con Medicina.
Esta baja nota de corte tiene una de sus explicaciones en que lo más habitual es que “no se cubran todas las plazas”, explica Felipe Louzán, director de la Escuela de Náutica y Máquinas de la Universidad, lo que facilita el ingreso en este grado.

Al finalizar su formación universitaria los titulados tienen “casi asegurado” un trabajo con una alta remuneración en relación a otros grados y sobre todo a aquellos con una nota de corte similar, aunque en los últimos años también tienen que lidiar con la mayor presencia de trabajadores filipinos o pakistaníes que permiten a las compañías aceptar salarios más bajos mientras que los españoles han ido aumentando sus pretensiones para equipararse con otros países europeos.

El problema es que en la actualidad “no hay empresas, la Marina Mercante española es inexistente”, destaca Louzán, quien señala que esto tiene como consecuencia que los titulados deben marchar a otros países para encontrar buques en los que embarcar.

A esto se unen las condiciones de estar durante largos períodos en un medio hostil como el mar,  rodeado de mercancías peligrosas, disponible las 24 horas del día, realizando largas guardias y alejado de la familia y amigos. 

Todo esto hace que los salarios al final sean “bajos” porque a ello hay que añadirle que en los buques extranjeros se cobre en dólares y que se tribute en otros países. De hecho, Louzán apunta que en España se percibe “menos de la mitad” que en otros países como Estados Unidos.

Comentarios