Martes 20.11.2018

El Gobierno tratará de evitar el cierre de Alcoa adelantando las ayudas

De la reunión de ayer en Madrid sobre el futuro de Alcoa, cuya planta está amenazada por el cierre, surgió el anuncio de que el Gobierno activará antes de final de año la subasta de interrumpibilidad y la compensación por costes de dióxido de carbono (152 millones de euros)

que estaba pendientes de ejecutar, De esta manera, la ministra de Industria, Reyes Maroto, espera evitar que Alcoa cierre sus plantas no solo de A Coruña, sino también de Avilés y ayudar al resto de la industria electrointensiva a soportar los altos costes de la luz.

A la reunión asistieron los presidentes de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y de Asturias, Javier Fernández, los alcaldes de A Coruña, Xulio Ferreiro, y Avilés, Mariví Monteserín, así como la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
Todos han estado de acuerdo en volver a pedir a Alcoa que retire su expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo para los 686 trabajadores de esas factorías, así como la creación de una mesa de trabajo en la que plantear escenarios que permitan el mantenimiento de las plantas y los empleos, en la que también participarían los sindicatos y Alcoa.  “O fundamental é que no día de hoxe, as cinco administracións implicadas nos sentamos á mesa para evidenciar que estamos de acordo en como hai que actuar”, declaró Ferreiro. 

Nueva denuncia 
A la cita de Madrid también acudieron representantes de las centrales sindicales de UGT y CCOO pero horas antes, había tenido lugar la reunión del comité de empresa de Alcoa con Inspección de Traballo, en la que se trasladaron los incumplimientos que achacan a la multinacional para que los trasladen a las autoridades pertinentes. También interpusieron una denuncia a mayores. En realidad una ampliación de la que ya interpusieron por defectos de forma en el procedimiento. Vulneración de todo el proceso en sí, puesto que existen secciones sindicales que no han recibido la documentación necesaria ni han sido convocados en la forma debida. 

Corbacho recordó que las ayudas pendientes son tanto de este año como de anterior pero que si, en esta situación, el Gobierno entrega ese dinero a Alcoa sin ningún compromiso, “iso non o vai entender ninguén”. Los trabajadores esperan que las autoridades lo anulen por considerarlo ilegal pero la multinacional norteamericana se mantiene firme.

Corbacho recuerda que todavía existen muchos cabos por atar. Uno de los más importantes es la vista preliminar fijada en los tribunales holandeses por el comité europeo. “Imos ver que sae tamén de alí. Nos imos subir de intensidade as nosas movilizacións para que haxa unha solución pronto”.  


De hecho, los trabajadores viajaron a Avilés para participar en la manifestación en la que miles de personas se echaron a al calle para “parar los pies a Alcoa” y exigirle que dé marcha atrás al cierre de las dos fábricas. Juntas, las dos plantas suman 686 trabajadores, de los que 369 son coruñeses.

Comentarios