sábado 24/10/20

El Gobierno local suma conflictos con padres y centros por su gestión educativa

Los problemas con las becas comedor son el último punto de fricción entre el Gobierno local y la comunidad educativa, que durante el actual mandato también vivió polémicas por las ayudas

El alcalde, Xulio Ferreiro, y la concejala de Justicia Social, Silvia Cameán (en el centro), visitaron a la Federación Provincial de Anpas | javier alborés
El alcalde, Xulio Ferreiro, y la concejala de Justicia Social, Silvia Cameán (en el centro), visitaron a la Federación Provincial de Anpas | javier alborés

Los problemas con las becas comedor son el último punto de fricción entre el Gobierno local y la comunidad educativa, que durante el actual mandato también vivió polémicas por las ayudas para cursar un año de estudios en Estados Unidos y por un programa de refuerzo escolar.
El primero de ellos fue el de las Becas USA. Esta iniciativa, puesta en marcha durante la época socialista, no se pudo desarrollar durante el curso 2016/2017 después de que el Ayuntamiento llevase a cabo dos convocatorias con idéntico resultado y después de haber cambiado algunas de sus bases.
En cada uno de estos procesos se presentó solo una empresa, que posteriormente terminó renunciando al entender que las condiciones no eran las más adecuadas. Así, durante ese curso académico no se pudo llevar a cabo el programa, que se recuperó en el ejercicio posterior y tras duplicar los fondos para ello.
Esto no libró al Gobierno local de las críticas de la oposición y de la comunidad educativa. Esta última entiende que el programa es una buena oportunidad para los jóvenes para continuar con sus estudios a la vez que amplían su dominio del inglés y se enfrentan a una experiencia en solitario en el extranjero.

Incremento
Una enmienda introducida por el PSOE en el presupuesto municipal permitió incrementar considerablemente los fondos de este plan hasta los 650.000 euros en cada uno de sus dos años, el curso que acaba de iniciar y el pasado. Antes, la Marea ya había elevado en más de 100.000 euros la cuantía para evitar los problemas que hubo en las convocatorias que quedaron desiertas. Ahora, bajo la denominación de Junior Year, sesenta estudiantes jóvenes coruñeses tienen la oportunidad de cursar este año en Estados Unidos el grado 11, que equivale a 1º de Bachillerato.
El anuncio de que este programa de ayudas para el estudio en Estados Unidos no se desarrollaría en el ejercicio 2016/2017 se produjo hace poco más de dos años, mientras que unos meses después, en enero, al Gobierno local le surgió un nuevo conflicto en los centros educativos, aunque en este caso no estaba centrado en la educación.
El problema en este caso fue el cambio en la empresa encargada del servicio de limpieza y que estuvo marcado por el despido de 13 trabajadoras que tenían derecho a subrogación.
La situación se resolvió finalmente con la continuidad de las empleadas aunque también provocó que llegasen a María Pita quejas de centros educativos. Estos lamentaban aspectos como la falta de medios materiales para las labores de limpieza
Mientras, a comienzos de este año también hubo malestar entre la comunidad educativa a raíz de una decisión tomada por el Gobierno local. El Ayuntamiento puso en marcha el plan “Poténciate”, que aseguró que estaba destinado al refuerzo educativo así como a la inclusión social.
El problema residió en que este tipo de actividades ya se llevaban a cabo desde los propios centros educativos, que vieron cómo el Gobierno local ponía en marcha una iniciativa muy parecida a la suya, sin haber tenido en cuenta su opinión y también consideraban que estaba marcado por la improvisación, aspectos que fueron rechazados por el propio alcalde.

El último contratiempo
Además de algunas diferencias puntuales en lo que va de mandato, el retraso en las becas comedor es la última polémica municipal en relación con el ámbito educativo.
El pasado viernes se hizo pública la lista definitiva de los 1.641 beneficiarios de estas ayudas, lo que supone un retraso de diez días con respecto al comienzo del curso escolar.
La situación, como en otras polémicas, conllevó las quejas por parte de los centros educativos y de las asociación de padres de alumnos, aunque desde María Pita se intentó restar trascendencia a lo ocurrido. l

Comentarios