miércoles 25/11/20

El Gobierno local mantendrá hasta abril el “contrato puente” de las bibliotecas

La intención del Ayuntamiento es que el personal pase a formar parte de la empresa municipal Emvsa

La biblioteca del Ágora es una de las que funcionan con este contrato | pedro puig
La biblioteca del Ágora es una de las que funcionan con este contrato | pedro puig

El Gobierno local mantendrá hasta abril el “contrato puente” que estableció en enero del año pasado para la gestión de las cinco bibliotecas que están en manos de una empresa privada mientras continúa con los trámites para que estos espacios vuelvan a ser municipales.


El acuerdo estipulaba que la duración sería de un año, por lo que finalizó recientemente. Aunque el Ayuntamiento y la empresa podían ampliarlo durante otros once meses, el concejal de Cultura, Deporte y Conocimiento, área a la que pertenecen, confirmó ayer que la relación entre ambas se “prolongará” durante ese tiempo.

Este es el período en el que el Gobierno local espera que se resuelvan las cuestiones de carácter jurídico-administrativo relacionadas con el proceso de traslado del personal a la Empresa Municipal de Vivienda Servicios y Actividades (Emvsa).


Las bibliotecas municipales que todavía se encuentran gestionadas por una empresa privada son las de Fórum Metropolitano, Ágora, Infantil y Juvenil de Durán Loriga, los Rosales y Sagrada Familia. 

El Ayuntamiento anunció desde el inicio del mandato que remunicipalizaría la gestión de estos espacios, pero por el momento no aportó la fórmula adecuada para ello.
Este “contrato puente” se estableció después de que el anterior acuerdo para la gestión de las cinco bibliotecas expirase y estuviese durante meses pagándose mediante facturas con reparos de legalidad.


Ahora, a falta de confirmación por parte del Ayuntamiento, podría volverse a la misma situación, ya que en la junta de gobierno local no se aprobó hasta el momento una prórroga del contrato.


En estas cinco bibliotecas de la ciudad trabajan más de sesenta personas, que continúan pendientes de su situación, si continuarán funcionando mediante un contrato como hasta ahora o si pasan a formar parte del personal de Emvsa. La semana pasada se celebró una reunión en la que se explicó a los trabajadores afectados los pasos más próximos que se darían.

Trámites
El interés del Gobierno local es completar el traslado de los trabajadores a Emvsa antes de finalizar el mandato, un marco temporal en el que insistió ayer el concejal de Cultura, de quien dependen las bibliotecas.


Esta modificación no es sencilla y el Ayuntamiento lleva trabajando en ella más de un año, ya que esta posibilidad ya se expuso cuando se firmó este último contrato de gestión.


Por ahora no han fructificado las tareas de los responsables municipales para que los más de sesenta trabajadores de estos centros se incorporen a la plantilla de Emvsa. 
Esta incorporación estaría supeditada a que después superen una prueba, ya que la normativa actual no permite que los empleados se adhieran directamente a una empresa dependiente de una administración. La cercanía de las elecciones municipales, que serán en mayo, también influye en la situación ya que si se produce un cambio de gobierno y no se resolvió el asunto, podrían buscarse otras opciones.

Comentarios