• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

El Gobierno local ataca a Defensa por la venta de los solares de la Maestranza

El Gobierno local de Marea Atlántica criticó ayer duramente al Ministerio de Defensa por haber abierto la tramitación de la venta de dos de sus tres parcelas en la Maestranza tras recibir la solicitud de un comprador, tal y como adelantó este diario.

El Gobierno local ataca a Defensa por la venta de los solares de la Maestranza
El ministerio confirmó a este diario que trabaja en la transacción de los terrenos tras recibir un 5% de adelanto por cada uno de ellos | quintana
El ministerio confirmó a este diario que trabaja en la transacción de los terrenos tras recibir un 5% de adelanto por cada uno de ellos | quintana

El Gobierno local de Marea Atlántica criticó ayer duramente al Ministerio de Defensa por haber abierto la tramitación de la venta de dos de sus tres parcelas en la Maestranza tras recibir la solicitud de un comprador, tal y como adelantó este diario. El alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró que justo estos días había enviado una carta al departamento del Gobierno central para tratar de llegar a un acuerdo que garantizase un uso público. Sin embargo, la Comisión Aberta en Defensa do Común llegó a acusar al Ayuntamiento de permitir esta transacción a cambio de la cesión de la antigua Comandancia de Obras.
El alcalde, Xulio Ferreiro, se mostró ayer totalmente contrario a la venta de dos de las fincas de A Maestranza que ha pactado el Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (Invied) con un comprador que ya ha abonado el 5% del precio de cada uno de los terrenos a modo de señal, tal y como confirmaron fuentes del Ministerio de Defensa. Ante la noticia el regidor explicó a los medios de comunicación que se puso en contacto con el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, para comentarle su preocupación “a respecto da posibilidade do inicio da tramitación da venda”.
Molesto con la falta de una confirmación oficial al equipo de Gobierno, Ferreiro también aclaró que había remitido una carta a la ministra del ramo, Margarita Robles, para intentar negociar una “solución para estes terreos que garanta o seu uso e disfrute por parte da cidadanía”. 

Dispuesto a negociar
“O goberno da Coruña deixou patente na citada misiva a súa confianza en poder atopar unha saída que permita incorporar estas parcelas ao patrimonio municipal”, incidieron fuentes municipales, después de que el líder del Ejecutivo municipal dejase claro que respeta los “intereses de Defensa” pero también “os lexítimos intereses públicos da cidade”. En cualquier caso, una vez iniciada la burocracia con un tercer interesado parece difícil que se pueda volver atrás salvo que el comprador renuncie al suelo.
Sin una respuesta del Gobierno central al Ayuntamiento al cierre de esta edición, para la Comisión Aberta en Defensa do Común –una de las plataformas más críticas con la subasta y posterior salida a venta directa de estos espacios en el perímetro de la Ciudad Vieja– el discurso de Ferreiro no fue lo suficientemente convincente, dado que le exigió que comentase de forma pública  el contexto de este acuerdo. 
Así el colectivo preguntó “se a venda resposta a unha operación con Defensa para optar aos terreos da antiga Comandancia de Obras, ocupados ata fai pouco polo colectivo da Insumisa, a cambio de permitir o volumen de edificabilidade fixado no seu día para as parcelas do Campo da Estrada, comparecencia que contribuiría a confirmar ou a desmentir moita da rumoroloxía espallada pola rúa”.
La plataforma se mostró totalmente decepcionada por la actuación de Marea Atlántica en este caso. La entidad reflexionó sobre la situación afirmando que  “apelar sempre a convenios asinados con anterioridade para non mudar nada, resposta a consideracións técnicas que non deben ser desprezadas, mais o so feito de utilizalas como simple xustificación evidencia a falla dun posicionamento ideolóxico claro respecto á protección do patrimonio público, que á postre convértese nunha posición reaccionaria”.
La oposición, dividida
Más allá de la agrupación cívica, el grupo municipal del BNG fue el más contestatario con la más que posible operación económica. El Partido Popular comentó que el acuerdo que hace posible la venta a nivel privado “es de los años ochenta, cuando gobernaba el Partido Socialista y es con un Gobierno socialista con quien se hace la venta con el silencio de Ferreiro”. 
Desde el punto de vista de la formación política mayoritaria dentro de la oposición “los defensores de lo gratis son los que lo venden y los que callan”. 
Por su parte, el propio Partido Socialista coruñés no quiso valorar estos trámites porque todavía no se conoce qué tipo de proyecto se pretende hacer en la zona. Eso sí, afirmó que siempre estará apoyando “un urbanismo sostenible y adecuado para la ciudad”. 
El grupo municipal del BNG fue el más molesto con estos avances sin que haya mediado un intento de protección por parte del Ayuntamiento. Por ello pidieron al equipo de Gobierno que tome como una prioridad intentar reconducir el asunto en la medida en la que sea posible. 
“Levamos anos tentando prever esta situación, advertindo da necesidade de que o Executivo local debera ter asumido unha posición máis contundente, sobre todo tomando a iniciativa e sendo áxil na toma de decisións no que respecta a protección do noso patrimonio, e denunciando o afán especulativo e mercantilista do Estado e do Ministerio de defensa a respecto duns espazos que son comunais, é dicir da cidade da Coruña”, afirmó la portavoz Avia Veira. Además exigió que se evite “outra desfeita urbanística” intensificando la protección.