sábado 5/12/20

El Gobierno local asegura que la Comandancia no se abrirá hasta 2020

Las actuales obras no terminarán hasta el mes de septiembre y luego habrá que equipar las instalaciones

Un jubilado curiosea en las instalaciones todavía en obras | quintana
Un jubilado curiosea en las instalaciones todavía en obras | quintana

Las Naves de Metrosidero, el proyecto que el Gobierno local proyecta para la antigua Comandancia de Obras, no estarán listas antes de 2020. La concejala de Participación Ciudadana, Claudia Delso, lo reconoció ayer durante la presentación de los resultados del proceso participativo que se celebró durante ocho meses para acordar los usos y normas de este espacio, que considera innovador en la ciudad, donde no existe otro espacio dedicado a la juventud y a los deportes callejeros, como patinetes o parkour: “É a primeira vez que isto acontece na nosa cidade”. 

La rehabilitación de las viejas naves de la Comandancia de Obras, que está llevando a cabo el Ministerio de Fomento, finalizará en septiembre del año que viene. Luego llegará el turno del Ayuntamiento para instalar el equipamiento, a cargo de su propio presupuesto. El horizonte de apertura sería 2020. “Temos que conxugar eses tempos”, dijo Delso. Está previsto que en los presupuestos de 2019 haya fondos suficientes para esto, pero aún están cuantificándolo. “Estamos traballando en distintas colaboracións con entidades da cidade”, añadió. El Ayuntamiento tiene pensado presentar en febrero un documento que refleje el proceso participativo. 


Por supuesto, se abre la incógnita de si este proyecto seguirá vigente después de las elecciones municipales de mayo del próximo año. Delso considera que es un trabajo consensuado y que “se deberia facer unha reflexión sobre a cultura política. Cómo é posible que pensemos que alguén se pode chegar a cuestionar se botar para atrás todo este traballo?”. 

A un alto coste 
No se puede olvidar tampoco el alto coste político e incluso personal que ha tenido para el Gobierno local llevar a cabo el proyecto, que les ha llevado a enfrentarse a los okupas que en noviembre de 2016 ocuparon las viejas instalaciones militares para fundar el Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa. Muchos de los miembros de la Marea Atlántica, incluidos varios concejales, militaron en las filas de los okupas o participaron en las actividades de otros CSO. 


Tras muchos meses de diálogo infructuoso, y presionados por la necesidad de comenzar las obras de reforma para no perder los fondos de Fomento, el Gobierno local aprovechó un descuido de los okupas para hacerse con las instalaciones, una noche que estaban vacías, el 23 de mayo. El ataque a la sede de la Marea se produjo tres días después y aparecieron pintadas en las que se podía leer “Desaloxos=disturbios”, “Mareas facistas”.

Comentarios