lunes 21/9/20

El Gobierno local afronta un mes de septiembre marcado por asuntos clave

El regreso a la actividad política habitual tras el período estival presenta un calendario lleno de temas de gran relevancia para el Gobierno local. El presupuesto del año que viene, el plan de accesibilidad del transporte metropolitano

La última reunión entre las tres partes tuvo lugar a finales de enero | javier alborés
La última reunión entre las tres partes tuvo lugar a finales de enero | javier alborés

El regreso a la actividad política habitual tras el período estival presenta un calendario lleno de temas de gran relevancia para el Gobierno local. El presupuesto del año que viene, el plan de accesibilidad del transporte metropolitano y el futuro de la fachada marítima, principales asuntos con los que se deberá enfrentar.
El de mayor calado para la ciudad son las cuentas de 2018. Después de dos años en los que la Marea no pudo sacarlas adelante hasta el mes de mayo, esperan que a la tercera sea la vencida y que estén disponibles el 1 de enero o poco después.
Hasta ahora fue el turno de los técnicos municipales de configurar la estructura general del presupuesto y de que cada concejalía propusiese sus líneas generales. Una vez finalizada esta fase previa, a la Marea ahora le toca la parte más complicada, obtener los apoyos necesarios.
Aquí es dónde entrará en juego el Partido Socialista, que volverá a jugar un papel decisivo en que las cuentas salgan adelante o no, como en los dos últimos años incluida la votación del pasado mes de mayo en el que el PSOE fue el único en decir sí al presupuesto y acusar a la Marea de no respetar el acuerdo alcanzado.
La posibilidad de que la formación encabezada por Xulio Ferreiro pueda alcanzar algún pacto con el Partido Popular semeja imposible, mientras que el único apoyo del BNG sería insuficiente si el PP y el PSOE rechazasen las cuentas.

Momento de calma
Actualmente la relación entre el Partido Socialista y la Marea pasa por uno de sus momentos más tranquilos del mandato y muestra de ello es el acuerdo sobre los dividendos de Emalcsa y un nuevo modificado en el que están trabajando.
Sin embargo, el presupuesto es una cuestión de un carácter completamente diferente y la solución final dependerá de que ambas partes sean capaz de cumplir las expectativas de la otra. Este año, el Gobierno local ya no podrá recurrir al recurso de la cuestión de confianza, ya agotada en febrero. En la memoria de todos estará fresco el desenlace de las negociaciones hace unos meses, que se rompieron cuando había un principio de acuerdo.
Las cuentas de la ciudad del próximo año no serán el único asunto que la Marea deba encarrilar o resolver durante este mes. Una que debe tener resolución en las próximas semanas es el plan de accesibilidad del transporte metropolitano.
La Xunta quería que, como mínimo, los primeros autobuses hubiesen llegado a la ciudad durante el mes pasado, pero cuando comunicó al Ayuntamiento que iniciaba las obras de la parada de Entrejardines les avisaron que en septiembre realizarán obras de saneamiento aquí.
Por esta razón la administración autonómica tendrá que esperar hasta que estos trabajos estén finalizados a mediados de mes, tal y como adelantó el concejal de Movilidad la semana pasada, para acometer los suyos. Además, sigue a la espera de recibir la licencia para la colocación de una marquesina en este lugar.
Otra opción era comenzar con los autobuses que procederán de la zona de Arteixo. Estos penetrarán en la ciudad por la avenida de Finisterre hasta la plaza de Pontevedra y para ello no es necesaria ninguna intervención.
La Xunta quería que el plan estuviese en funcionamiento antes del verano, pero las negociaciones para su implantación han estado marcadas por los desencuentros. La Marea quería que el inicio coincidiese con el mes de septiembre para valorar el impacto real de esta iniciativa en el tráfico rodado de la ciudad, aunque finalmente no se producirá hasta octubre. Consideran que es el momento más adecuado ya que los autobuses escolares están en funcionamiento y también se terminó el período vacacional.

Los terrenos portuarios
Por último, a lo largo de este mes está previsto que se retomen las negociaciones sobre el futuro de la fachada marítima. El Gobierno local, la Autoridad Portuaria y Puertos del Estado no se reúnen desde el pasado mes de enero y los posteriores encuentros fueron siempre pospuestos.
El alcalde, Xulio Ferreiro, aseguró en las últimas semanas que durante estos meses el Gobierno municipal continuó trabajando en los documentos necesarios para presentar una propuesta a Puertos del Estado para la gestión conjunta de algunas de las parcelas sobre la mesa, principalmente los muelles interiores.
En esta propuesta entrarían otros organismos como la Xunta o la Diputación, aunque es un modelo que hasta el momento ha despertado bastantes dudas. La intención del Ayuntamiento es que estos terrenos vuelvan a ser públicos pero sin tener que pagar, al contrario de lo que tiene asumido que pasará con La Solana.
La Marea reservó en el presupuesto 1,4 millones de euros para la adquisición de este espacio, en el que pretende mantener los actuales usos. La puja abierta por el Puerto sobre esta parcela se encuentra actualmente suspendida a la espera de que se produzcan novedades en las negociaciones a tres bandas. l

Comentarios