viernes 25/9/20

General Dynamics vuelve a plantar a los trabajadores en una conciliación

Un nuevo acto de conciliación entre los despedidos de la Fábrica de Armas y la multinacional General Dynamics volvió a concluir de forma negativa. 

los trabajadores se concentraron ante las puertas del smac	patricia g. fraga
los trabajadores se concentraron ante las puertas del smac patricia g. fraga

Un nuevo acto de conciliación entre los despedidos de la Fábrica de Armas y la multinacional General Dynamics volvió a concluir de forma negativa. No por la falta de acuerdo entre las partes, sino por porque la empresa no quiso acudir a la cita que ayer tenía con su exempleados en el SMAC de Elviña.
Estos trabajadores que recibieron sus cartas de despido del pasado 31 de mayo en adelante, quisieron volver a mostrar ayer su total rechazo al ERE planteado por la empresa, y por ello, realizaron una concentración previa a la reunión en las puertas del centro de la autoridad laboral. Quince de los despedidos, todos afiliados al sindicato CIG, denunciaron la “inxustiza” del proceso y exigieron que se declare la nulidad del proceso.

no voluntarios
Los trabajadores consideran que el caso de A Coruña es distinto al del resto de las factorías de la multinacional en España, por lo que no ven justificado que se aplique el mismo ERE en todos los centros de trabajo. “No caso de A Coruña non existe voluntariedad porque desde o principio do plantexamento do ERE, o obxectivo foi o peche da fábrica, polo que non se pode falar de saídas voluntarias”, explica el portavoz, Xabier Rioboo.
El sindicalista no entiende que se hayan establecido distintas indemnizaciones para quienes recibieron la carta de despido forzoso y para quienes se acogieron al plan de prejubilaciones y bajas incentivadas que propuso la empresa en el periodo de negociación del ERE.
Por ello, y ante el nuevo plantón de la multinacional, el grupo de quince trabajadores despedidos afiliados a la CIG, recurrirán ahora al juzgado para denunciar el ERE, exigir que se declare la nulidad del proceso y que se les vuelva a readmitir. “Entendemos que se incumplen moitos preceptos legais”, explica Rioboo al respecto.
Mientras, los últimos 69 trabajadores que fueron despedidos el pasado 28 de junio continúan encerrados en el interior de la fábrica, esperando a un plan industrial que garantice la viabilidad de la factoría. Los empleados siempre han mantenido que la planta de Pedralonga era rentable y acusaban a General Dynamics de mentir al plantear un ERE por cuestiones económicas y por falta de viabilidad.
El presidente del comité de empresa, Roberto Teixido, respaldado por todo el colectivo trabajador, ha sostenido que la empresa podría sostener el empleo de generaciones venideras, no solo de los 172 empleados que estaban en plantilla en el momento en que se planteó el ERE en febrero.
Los contactos para encontrar un inversor industrial que apueste por la actividad en A Coruña se han intensificado en los últimos días, aunque no hay nada concretado. Siguen pidiendo más implicación de la Xunta.

Comentarios