sábado 24.08.2019

La gasolinera de Carrefour deberá ser derribada en un plazo de tres meses

El Gobierno local aprobará hoy la ejecución de esta sentencia del TSXG, que incluye el cese de su actividad

La gasolinera está situada en la planta superior del hipermercado | javier alborés
La gasolinera está situada en la planta superior del hipermercado | javier alborés

El Gobierno local aprobará hoy la ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que obliga a Carrefour a cerrar y derribar la gasolinera que posee en su supermercado de Alfonso Molina debido a la nulidad de la licencia concedida para su construcción.

La junta de gobierno local dará el visto bueno esta mañana a esta orden, que implica que la propietaria acometa la demolición de las instalaciones de suministro de combustible en un plazo máximo de tres meses.

En caso de que transcurra este período sin que la empresa lleve a cabo el derribo de la gasolinera, el Ayuntamiento procederá a ejecutar la demolición de manera subsidiaria, tal y como se recoge en la sentencia.

Además de contar con este plazo para la demolición de la estación de repostaje para automóviles, la junta de gobierno también incluye entre las medidas la aprobación del cese inmediato de la actividad de suministro de combustible. En caso de que esto no sea así, el Ayuntamiento podrá proceder al precintado del establecimiento. Por último, el acuerdo también incluye que ante esta sentencia del TSXG no cabe recurso administrativo.

Evolución

El asunto se llevó en un juzgado de lo contencioso-administrativo de la ciudad y posteriormente el TSXG emitió una sentencia que considera ilegal la licencia concedida en 2014 y que además anula la licencia de apertura de la actividad.

La empresa Xestagal, con otra estación de repostaje en las inmediaciones, fue quien presentó el recurso por la concesión de la licencia y el juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 estimó su reclamación en enero de 2016, acuerdo que fue ratificado por el TSXG.

Tanto el Gobierno local como Carrefour habían recurrido la decisión de 2018 del TSXG, pero sus peticiones solo fueron estimadas parcialmente en la parte relativa a la imposición de costas procesales.

El problema por el que la concesión de la licencia de construcción y de actividad fueron recurridas es el incumplimiento de la normativa de seguridad en caso de incendio.

Ahora queda por conocer la decisión que tomará la propietaria de la estación, que podría solicitar al Ayuntamiento una indemnización por haber incurrido en una autorización fallida.

El pasado mes de marzo el anterior equipo de gobierno asumió que sería necesario derribar la gasolinera y que el espacio recuperase su estado anterior. El exalcalde, Xulio Ferreiro, lo relacionó con otras sentencias urbanísticas contrarias al Ayuntamiento.

Comentarios