El futuro plan de movilidad elimina menos líneas de bus de las que calculó la Marea

A quince meses de que finalice el mandato, la gran asignatura pendiente de la Concejalía de Movilidad Sostenible, que dirige Daniel Díaz Grandío, sigue siendo la reestructuración de las líneas de transporte urbano

El futuro plan de movilidad elimina menos líneas de bus de las que calculó la Marea
Salvador Rueda, durante una conferencia sobre las supermanzanas que ofreció a la ciudad | aec
Salvador Rueda, durante una conferencia sobre las supermanzanas que ofreció a la ciudad | aec

A quince meses de que finalice el mandato, la gran asignatura pendiente de la Concejalía de Movilidad Sostenible, que dirige Daniel Díaz Grandío, sigue siendo la reestructuración de las líneas de transporte urbano, que el propio edil reconoce que se está haciendo a “pasiños”. El Ayuntamiento ordenó realizar una encuesta sobre la movilidad metropolitana y el diciembre la Agencia de Ecología Urbana, que dirige Salvador Rueda, incorporó estos datos al segundo plan de movilidad que redactó para A Coruña. En un principio Grandío calculaba que habría que reducir a la mitad el número de líneas actuales (23) para aumentar la velocidad y los transbordos. Rueda considera que no será necesario reducirlo en tantas, aunque la cifra final no se conocerá hasta marzo, cuando se reúna con los representantes municipales: “Serán las que tengan que ser”.
En lo esencial, su plan no cambia: “Los movimientos pendulares son importantes, y también lo son los internos pero cambiar, cambiar, no cambia excesivamente nada. Lo que ya sabíamos del primer estudio se vuelve a confirmar y se complementa, nada más”. Es decir, que la solución para la movilidad en A Coruña son las supermanzanas.
Ya en 2011, la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona ya en 2011 firmó un plan de movilidad durante el bipartito de Javier Losada. Entonces presentó un plan basado en el concepto de supermanzana, una célula urbana de una media de 400x400 metros por cuyas calles no se permitiría el acceso al tráfico rodado, que se limitaría a las grandes arterias, como las rondas. Pero el Gobierno de Carlos Negreira aparcó el plan.
La Marea Atlántica lo volvió a poner sobre la mesa. El concejal de Regeneración Urbana, XIao Varela, declaró públicamente que le parecía un buen plan, pero que tenía “eivas”, Sobre todo, que no tenía en cuenta los flujos de vehículos provenientes del área metropolitana, que Grandío cifró recientemente en una media de 160.000 al día: los “movimientos pendulares” a los que hacía alusión Rueda. Dos contratos municipales por valor de 250.000 euros después, el experto se ratifica en su postura de que las supermanzanas son la única vía para llevar a la ciudad de A Coruña a la movilidad más sostenible medioambientalmente del siglo XXI.

Una red “fantástica”
Rueda no ha querido adelantar nada sobre el plan, algo que entiende que le corresponde al Ayuntamiento pero asegura que “hemos diseñado una nueva red fantástica”. El principal escollo será el vehículo privado, claro, y todos esos conductores que tendrán que renunciar a su total libertad: “El coche tendrá que tener un papel un poco distinto”.
El objetivo es moverse en menos tiempo, y que el viaje sea más cómodo y aumentar la velocidad del sistema de transporte que, como recordó Grandío, “move 22 millóns de persoas o longo do ano”. El resultado será menos contaminación y ruido y una mejora en la calidad de vida.
Un proceso “importante longo”
El concejal de Movilidad Sostenible había señalado recientemente que “estamos dentro dun proceso importante e longo que levamos incluido no nos o programa electoral e estamos facendo todos os pasiños precisos”. Por su parte, Rueda alabó la independencia que le dejó para trabajar la Marea Atlántica y coincide en que no se han de hacer las cosas con prisa: “Hemos ido a la carrera, lo hemos hecho muy bien, pero hay que hacer las cosas paso a paso”.
Al mismo tiempo que huye de polémicas porque “yo soy un técnico y no quiero meterme en un berenjenal de carácter político”.