Martes 11.12.2018

El futuro de un mural de Lugrís es una incógnita al cerrarse el Café Vecchio de la calle Real

El futuro de un mural del pintor coruñés Urbano Lugrís supone una incógnita con el cierre de sus puertas del Café Vecchio, situado en plena calle Real.

Operarios embalaban ayer materiales del local	javier alborés
Operarios embalaban ayer materiales del local javier alborés

El futuro de un mural del pintor coruñés Urbano Lugrís supone una incógnita con el cierre de sus puertas del Café Vecchio, situado en plena calle Real.
La gerencia del establecimiento hostelero no se ha querido pronunciar sobre este asunto, ni sobre la apertura de su nuevo local en las inmediaciones, ya que desde ayer ocupa las instalaciones del antiguo Café Central.
Así pues, no ha trascendido públicamente qué pasará con el mural que desde tiempo inmemorial decora una de las paredes del local, uno de los más visitados de la zona centro de la ciudad herculina.
Cuentan, los que supone que de Lugrís saben, que el mural del Vecchio fue realizado por encargo de una entidad bancaria. No sería de extrañar porque también se afirma en los mentideros que el pintor cambiaba obras por tazas de vino. Lugrís tenía un diminuto estudio en las cercanías del ahora cerrado local.
Asimismo hay quien asegura que la pintura original era de mucho mayor tamaño y que compartía espacio con otros dos murales más. Incluso parece haber fotografías que así lo demuestran.

bien de interés cultural
Publicaba El Ideal Gallego en enero de 2014 que la Xunta se había comprometido para que el mural se convirtiese en un Bien de Interés Cultural (BIC).
La solicitud formal para que la Dirección General de Patrimonio convirtiese la pintura en BIC databa de junio de 2013, y la había realizado la entidad cultural O Mural, preocupada por el estado que presentaba la creación.
La asociación consideró aquel anuncio una noticia “excelente”, pero al parecer, y a la vista del tiempo transcurrido, nada ha cambiado desde comienzos del pasado año.

Comentarios