martes 07.07.2020

La futura estación de autobuses se debate entre tener uso municipal o edificaciones

El PGOM refleja la opción de construir aunque el Ayuntamiento valora que albergue la Policía Local
Los terrenos de la estación de autobuses no se liberarán hasta que se produzca el traslado a la intermodal | javier alborés
Los terrenos de la estación de autobuses no se liberarán hasta que se produzca el traslado a la intermodal | javier alborés

Es un asunto que se ejecutará y dirimirá a largo plazo, pero con el proyecto de la intermodal dando pasos serios en unos años la actual estación de autobuses quedará liberada, dejando disponible un terreno que ofrece amplias posibilidades en las que el Ayuntamiento ya comienza a trabajar. Zonas verdes, edificios y equipamientos municipales son algunas de las principales opciones a día de hoy.
El Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) fue modificado en el año 2013 después de que se idease por primera vez la futura estación intermodal, un proyecto que después quedaría en un cajón hasta tomar el camino que lleva actualmente.

Esa modificación en el planeamiento municipal fue iniciada por el gobierno socialista de Javier Losada y se culminó ya con el popular Carlos Negreira. Así, el documento incluye la creación de una gran zona verde y la posibilidad de incluir dos edificios, de 16 y ocho alturas, y que se ubicarían en la zona cercana a Alfonso Molina en la que hay una fuente que en verano es utilizada por algunos bañistas. Son más de 74.000 metros en total los que se liberarán y, según el PGOM, la mayoría destinados para zonas verdes, mientras que para equipamientos quedarían apenas poco más de 9.000. Todo en una zona que se revitalizará con la construcción de la intermodal. 

Financiación
Este planteamiento se ideó con la vista en que el Gobierno municipal pudiese vender los terrenos con el objetivo de financiar de esta manera su parte de las obras de la estación intermodal. 

Esto ahora ya no es necesario debido al reparto de financiación realizado entre el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), la Xunta y el Ayuntamiento, que ahora tendrá que asumir una inversión diferente para el futuro intercambiador de transportes que puede realizar de manera autónoma. 

En el borrador de presupuesto del año que viene ya hay una partida para realizar la primera actuación en los accesos a la intermodal, la única de las tres que se harán y que no necesitaba ningún cambio en el planeamiento municipal.

Sin embargo esta idea procede de otros tiempos, con un proyecto y necesidades diferentes a los actuales, lo que abre un nuevo abanico entre los futuros usos de estos terrenos una vez que queden completamente liberados, algo que previsiblemente no se dará antes del próximo mandato.

El Ayuntamiento cuenta desde hace tiempo con múltiples pretendientes para ocupar parte de estos terrenos en el futuro. Ya desde el pasado mandato se comenta la posibilidad de crear en este lugar un nuevo cuartel para la Policía Local, ya que cuenta con una ubicación, tamaño y distribución ideal para este cuerpo. Además, en la actualidad ya es el punto en el que se encuentra la sala de pantallas desde la que la policía controla las calles coruñesas.

No solo algunas dependencias de la Policía Local se encuentran en estos momentos en la estación de autobuses, sino que también es el hogar del departamento de Movilidad y algunos servicios de Urbanismo.

La Policía Local tiene actualmente su centro de operaciones en Orillamar aunque desde hace años reclaman una mejora. Pero su deseo de trasladarse a la estación de autobuses podría compaginarse con otros departamentos municipales de menor tamaño que también han mostrado su interés por trasladarse a este lugar.

Con este panorama, el Ayuntamiento se debate entre la posibilidad de decantarse por una de estas opciones o incluso por apostar por una conjugación de ambos. Es probable que la decisión se tome durante este mandato, aunque la complejidad de la obra de la estación intermodal provocará que casi con toda seguridad no sea hasta el próximo, más allá de 2023, cuando se comience a dar forma de verdad al futuro de la estación de autobuses.

Además, el Gobierno municipal tiene otro frente abierto con respecto a estos terrenos en el que todavía no se ha profundizado. Igual que el Ayuntamiento, la Xunta también asegura que la propiedad de este espacio les corresponde a ellos.

Desde María Pita aseguran que no es así y que tanto el Catastro como el Registro de la Propiedad certifican que son terrenos municipales. Esta será una cuestión que ambas administraciones deberán tratar en los próximos meses y que podría plantearse ya en la reunión que mantendrán la alcaldesa, Inés Rey, y la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, próximamente, en una fecha todavía por definir.

La regidora dejó claro que es un asunto sobre el que tienen que hablar, pero que ahora mismo lo más importante es avanzar en la intermodal para que no se añadan nuevos retrasos a los que ya acumula el proyecto coruñés con respecto a los de otras ciudades gallegas.

Por su parte, la Xunta solicitó recientemente al Ayuntamiento que se elimine este asunto del convenio entre administraciones (incluido el Adif) para que no interfiera en las negociaciones sobre la intermodal.

Comentarios