lunes 30/11/20

Una fuga de agua de la comunidad de al lado inunda tres pisos de una tienda

La rotura de un simple latiguillo del depósito de la comunidad de al lado provocó una grave inundación en la tienda de decoración “Rendueles” que ocupa el número 142 de la ronda de Nelle

El agua acumulada seguía filtrándose horas después a través del techo hasta el sótano |javier alborés
El agua acumulada seguía filtrándose horas después a través del techo hasta el sótano |javier alborés

La rotura de un simple latiguillo del depósito de la comunidad de al lado provocó una grave inundación en la tienda de decoración “Rendueles” que ocupa el número 142 de la ronda de Nelle. El inmueble cuenta con tres sótanos dedicados a exposición y almacenaje, y todos se vieron afectados, según reconoció la gerente. Pilar Cernadas añadió que todavía es muy pronto para hacer un cálculo de las pérdidas, pero asegura que serán cuantiosas.
“Este sofá, por ejemplo, habrá que tirarlo y la cabecera de esa cama, también”, señalaba. El destrozo fue más grande porque tuvo lugar durante la madrugada, así que solo se dieron cuenta de lo que pasaba porque saltó la alarma. “Como si fuera un incendio”, aclaró. Pero para entonces, ya eran las seis y media de la madrugada, y aquel latiguillo había estado liberando un chorro constante de agua.
Problemas eléctricos
El líquido se filtró a través del tabique y se deslizó por el suelo a nivel de la calle hasta bajar por las escaleras que llevaban a los sótanos. El estropicio obligó a paralizar gran parte de la actividad de la tienda. “Nos afectó a la electricidad y también hemos tenido problemas con los ordenadores”, explicó Cernadas, que no cree que puedan recuperar el ritmo habitual de funcionamiento hasta pasados dos o tres días, por lo menos.
En un primer momento, acudieron los bomberos, pero el nivel del agua no era lo suficientemente alto como para que intervinieran. Como la inundación estaba repartida entre tres niveles, eso impidió una acumulación de líquido demasiado grande, aunque en un punto del último sótano, que está levemente desnivelado, era de varios centímetros de alto, según aseguró la responsable. Fueron los técnicos de Emalcsa los que se encargaron de solucionar el problema, haciendo las reparaciones de emergencia necesarias en la comunidad, cuyo seguro pagará los costes.