domingo 9/8/20

Un fuego eléctrico corta durante una hora la calle de Emilia Pardo Bazán

“De repente, empezó a sonar como si tiraran cohetes, parecía que empezaban las fallas”. Así describió Araceli Domínguez el comienzo del incendio que afectó al inmueble donde vive.

El cuadro eléctrico se encuentra en el segundo piso	quintana
El cuadro eléctrico se encuentra en el segundo piso quintana

“De repente, empezó a sonar como si tiraran cohetes, parecía que empezaban las fallas”. Así describió Araceli Domínguez el comienzo del incendio que afectó al inmueble donde vive, en e número 38 de la calle de Emilia Pardo Bazán, y que obligó al corte de la vía durante una hora, mientras los servicios de emergencia se ocupaban de sofocar el fuego y ventilar el humo que había provocado. Algunos vecinos no pudieron regresar a sus casas hasta casi dos horas después.
El incidente tuvo lugar pasadas las siete y media de la mañana, y el fuego se localizó en un cuadro eléctrico situado en el descansillo del segundo piso, que comenzó a fundirse y a arrojar humo cuando la mayor parte de los residentes del inmueble estaban todavía preparándose para comenzar el día. Cuando Domínguez abrió al puerta de su casa para averiguar qué estaba pasando, el descansillo ya estaba inundado por el humo.
“Los niños se pusieron a gritar ‘¡Fuego¡’ y yo me preocupé bastante, porque además tengo a mis suegros arriba”, explicó la vecina. Así que todos los residentes del segundo y el tercer piso escaparon al exterior. Sin embargo, los que ocupaban el cuarto y y el quinto piso permanecieron en sus casas. “Yo llamé a los bomberos y vinieron enseguida”, añadió Domínguez.
Pero desde el parque de A Grela señalaron que no llegaron a actuar contra el fuego: un minuto antes había llegado una patrulla de la Policía Local que fue la que se ocupó de las labores de extinción. Los bomberos se encargaron sobre todo de ventilar la escalera del humo que se había acumulado en ella para que todos pudieran volver a sus casas. Durante todo ese tiempo, el camión de bomberos bloqueó la calle, que tiene un solo carril, de manera que la Policía Local tuvo que desviar el tráfico.

instalación vieja
El origen del fallo eléctrico en el cuadro tiene una explicación evidente, según la propia Domínguez: una instalación vieja.
“Debe ser de tiempos de mi tatarabuelo”, bromea la afectada. El edificio en sí es antiguo, como la mayor parte de los que ocupan esa zona de la ciudad, entre la calle de Juan Flórez y el puerto, pero hace unos pocos años renovaron toda la instalación, excepto un par de cables: entre ellos se encuentra el que lleva la electricidad desde el cuadro eléctrico a su casa.
“Cuando empezó todo, las luces se pusieron a parpadear”, explica. Por supuesto, tras el fuego se quedaron a oscuras. No fue hasta pasadas las doce de la mañana cuando se restableció el suministro y todo pudo volver a la normalidad.

Comentarios