Domingo 18.11.2018

Friol despide al último de los agentes ahogados en una noche trágica

Cientos de personas acudieron ayer a la localidad de Friol, en Lugo, para dar el último adiós a José Antonio Villamor, el policía nacional que falleció el día 27, al tratar de salvar al estudiante eslovaco Tomas Velicky de las aguas frente a la playa del Orzán.
Al policía fallecido en acto de servicio se le rindieron honores solemnes durante el sepelio	FOTÓGRAF@
Al policía fallecido en acto de servicio se le rindieron honores solemnes durante el sepelio FOTÓ[email protected]

Cientos de personas acudieron ayer a la localidad de Friol, en Lugo, para dar el último adiós a José Antonio Villamor, el policía nacional que falleció el día 27, junto con dos compañeros, al tratar de salvar al estudiante eslovaco Tomas Velicky de las aguas frente a la playa del Orzán. Villamor había sido arrebatado por las olas de cinco metros en plena madrugada y su cuerpo no fue encontrado hasta el pasado jueves, atrapado en unas algas ante Las Esclavas.

Fue el esfuerzo que los equipos de emergencia y los voluntarios han hecho durante estos días lo que permitió que ayer fuera enterrado, y ese mismo esfuerzo fue el que alabó el director general de de la Policía Ignacio Cosidó, porque “eso es un gran alivio para las familias”, una gratitud que ha extendido al pueblo gallego y a los españoles por “el cariño, solidaridad y aliento” que han sentido en todo momento los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

La ceremonia tuvo lugar en el pabellón de deportes de la localidad de Friol, que ya había acogido otros actos parecidos, de carácter solemne, como el funeral por la soldado Idoia Rodríguez, hace cuatro años, o el de cuatro jóvenes fallecidos en un accidente de tráfico, hace tres. Pero ayer el espacio estaba prácticamente ocupado por hombres y mujeres que lucían el uniforme del CNP. Para muchos ya era el tercer funeral de un compañero al que han tenido que asistir en el plazo de una semana.

También estaban presentes numerosas autoridades, además de Cosidó, como el delegado del Gobierno Samuel Juárez, el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, o el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa. Este último fue el encargado de transmitir a la familia de Villamor, en representación del Gobierno, el pésame del Rey, del presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y del ministro del Interior, Jorge Fernández, así como la solidaridad y agradecimiento del pueblo español. Por su parte, Rueda expresó su “reconocimiento y admiración por su acto heroico”.

Villamor fue condecorado a título póstumo con la Medalla de Oro al Mérito Policial, igual que sus dos compañeros. El primero en ser enterrado fue Ángel López López. El cuerpo del coruñés fue rescatado de las aguas pocas horas después de su muerte, así que pudo ser inhumado el sábado 28 en el cementerio de A Fonsagrada, donde había nacido.

A Rodrigo Maseda, que había reaparecido horas antes que Villamor, ante la fuente de los Surfistas, sus paisanos de Burela pudieron darle el último adiós el viernes, en una ceremonia a la que acudió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Su entierro también causó una gran expectación, dado que se trataba de un hombre muy querido en su localidad. Así, con el sepelio de ayer, el CNP finalizó las despedidas al último de los caídos en la actuación más trágica que ha sufrido en décadas.

Comentarios