viernes 4/12/20

Fracasa la negociación municipal con los okupas de la Comandancia de Obras

Los okupas de la Comandancia de Obras (ahora rebautizado como Centro Social Okupado A Insumisa) no están siendo tan colaboradores como le gustaría al Gobierno local. El concejal de Regeneración Urbana.

El edificio se encuentra en estado ruinoso desde hace años	javier alborés
El edificio se encuentra en estado ruinoso desde hace años javier alborés

Los okupas de la Comandancia de Obras (ahora rebautizado como Centro Social Okupado A Insumisa) no están siendo tan colaboradores como le gustaría al Gobierno local. El concejal de Regeneración Urbana, Xio Varela, confesó ayer que las negociaciones con el grupo que se apropió de las instalaciones en octubre están bloqueadas: “Agora estamos intentando coordinarnos con eles pola vía da negociación pero non está tendo moito éxito”. Eso significa que las obras de rehabilitación del inmueble no tienen, de momento, un calendario.
El Gobierno local siempre ha mantenido esa postura dialogante, dado que mira con simpatía el movimiento okupa (al que el propio Varela perteneció tiempo atrás) pero por el momento sin resultados, y Fomento sacó el pasado viernes a licitación los trabajos de rehabilitación de una parte de la Comandancia de Obras con un presupuesto de 13 millones de euros. “Ainda non puidemos tratar con eles a nova licitación de Fomento”, reconoció.


La rehabilitación había sido paralizada en marzo, por un problema legal y sobre las instalaciones militares pesaba un expediente de ruina. El recinto ocupa 5.000 metros cuadrados, pero la rehabilitación solo afecta a las tres naves que utilizan los okupas: dos de cuatrocientos metros cuadrados, en la que han montado una sala de fiestas, y un antiguo garaje. Según los detalles de la licitación, se instalará una cubierta acristalada en el exterior.

Ya el mes pasado, el Ayuntamiento envió unos inspectores, pero no consiguieron pasar de la puerta, aunque sí han realizado las obras para derribar uno de los edificios.

Ante estas situación, no está claro cuál es el futuro inmediato del antiguo complejo militar, aunque el Ayuntamiento siempre ha rechazado el desalojo, al tiempo que ha matizado su responsabilidad. Su postura es que aunque en noviembre de 2013 Defensa cedió el complejo al Ayuntamiento, estos terrenos no forman parte todavía de su patrimonio, porque se comprometió a entregarlos tras una reforma que nunca tuvo lugar.

Sin uso
Por eso se negó a expulsar a los okupas cuando se lo exigió Defensa. Ademas, las naves estaban vacías, y sin ningún uso, y el Ayuntamiento todavía no se ha pronunciado sobre su futura función.

De momento, es el escenario de numerosos conciertos de música minoritaria, como punk, y presentaciones de asociaciones y de fanzines.

Comentarios