viernes 27/11/20

La fiestas domésticas son ya la principal fuente de quejas que recibe la sala del 092 durante la noche

Las restricciones que sufren los locales de ocio nocturno han hecho que cambie la tendencia
La Sala del 092, en la comisaría, recibe casi 300 llamadas diarias | pedro puig
La Sala del 092, en la comisaría, recibe casi 300 llamadas diarias | pedro puig

El parón que ha supuesto en muchos aspectos la pandemia no ha afectado a la sala del 092, donde el teléfono sigue sonando cientos de veces al día. Pero lo que sí ha cambiado, y mucho, es la naturaleza de las llamadas. En las últimas semanas han dejado de recibirse las de vecinos quejándose de que los locales de hostelería no respetan el toque de queda de la una de la madrugada, pero ahora las principales llamadas recibidas por el ocio nocturno se deben a ruidos domésticos, pues es en sus domicilios donde se han refugiado los amantes de la noche. Actualmente, el 092 recibe una docena de llamadas cada fin de semana por este motivo. 

En algunos casos, las fiestas congregan a más gente de la permitida, como la que el fin de semana pasado congregó a unas veinte personas en un piso de la avenida de Finisterre, donde se celebraba un cumpleaños. 

En otros casos, los agentes ni siquiera pueden acceder al interior. “No es lo mismo que controlar los locales de ocio nocturno –aclaran–. Algunos de estos eran reincidentes a la hora de saltarse el toque de queda, pero lo solucionamos”. En estos locales se cerraba la persiana, pero la fiesta continuaba en el interior, hasta que los agentes irrumpían en ella. Todavía el fin de semana pasado se multó a un local por incumplir el horario, pero estas actuaciones se vuelven cada vez más raras.

En cambio, se incrementan las fiestas en pisos. Pero un domicilio privado es inviolable, así que controlar los festejos privados se vuelve mucho más complicado.  Por eso las autoridades apelan a la responsabilidad del ciudadanos para seguir las recomendaciones, sobre todo en un momento en el que la tasa de contagios no deja de crecer. 

Casi 300 al mes 
Atrás quedaban los días del confinamiento, en los que la actividad se redujo al mínimo. 

Hasta el miércoles se habían recibido en total –por cualquier tipo de motivo– 77.579, lo que hace una media de casi 294 al mes. “Hemos tenido más semanas atrás, pero seguimos recibiendo muchas”, aseguran los agentes. Más, en todo caso, que el año pasado, cuando la media era de 263 al día.

Comentarios