miércoles 20/1/21

Ferreiro reconoce que creía que llegar a acuerdos con la oposición sería más fácil

El alcalde, Xulio Ferreiro, explicó que uno de los aspectos que más le siguen sorprendiendo tres años después de su llegada a María Pita es la dificultad que encuentra para llegar a acuerdos con la oposición.

El alcalde participó en un desayuno con los medios de comunicación para hacer balance de los tres años de mandato | javier alborés
El alcalde participó en un desayuno con los medios de comunicación para hacer balance de los tres años de mandato | javier alborés

El alcalde, Xulio Ferreiro, explicó que uno de los aspectos que más le siguen sorprendiendo tres años después de su llegada a María Pita es la dificultad que encuentra para llegar a acuerdos con la oposición.
“O que me levo atopado durante estes anos é que se pensa moito para adentro das organizacións políticas, que é un perigo que un tamén corre, pero do que estamos tentando fuxir, aínda que as veces se nos queira caricaturizar do contrario”, aseguró durante un balance de mandato.
El regidor analizó lo que han sido las relaciones con las formaciones de la oposición durante este período. A pesar de que el hecho de gobernar en minoría ya le servía para intuir que la situación iba a ser “difícil”, no esperaba que fuese en los términos en los que se está produciendo.
“Sempre pensei que ía ser máis fácil chegar a acordos dentro da corporación municipal”, aseguró el regidor, quien considera que los políticos deben pensar “no ben común e da cidade”.
En relación a esto, puso un ejemplo clarificador: “Non me creo que en tres anos non poida haber nada no que o Partido Popular e a Marea Atlántica estemos de acordo, non o creo, é imposible, pero as manifestacións públicas son esas”.

Desde su punto de vista reconoció que le resultó sorprendente en este tiempo el hecho de estar en conversaciones con representantes de otras formaciones políticas y que estos diesen mayor importancia a cómo podría afectar una decisión a su partido o a la propia figura del alcalde, en términos de reforzar o castigar su imagen.
Al contrario de esto, Ferreiro expuso que todas las decisiones que tomó desde que asumió la Alcaldía hace tres años fueron pensando “en que iso ía ser o mellor para a cidade, nin para min nin para a Marea Atlántica”, a lo que también añadió que uno puede estar “máis acertado ou menos” a la hora de tomar esas decisiones.
Ferreiro profundizó en esta situación y señaló que ahora ya sabe que es un “elemento a ter en conta” y que ha aprendido a manejarlo, a pesar de que le parece un realidad “moi triste”. El regidor también señaló que si algún día llega a naturalizar o interiorizar esta forma de actuar se irá porque le da “moita rabia”.

Razonablemente satisfecho
En el balance que hizo de los tres años de mandato, Xulio Ferreiro, aseguró encontrarse “razoablemente satisfeito” con lo hecho, principalmente por el “altísimo” nivel de cumplimiento del programa electoral.
Entre varios aspectos que valoró como positivos, el alcalde explicó que uno de los aspectos que están marcando su mandato es el de “priorizar” el cuidado de las personas, que en su opinión estaba en cierto modo “abandonado”.
Además, Xulio Ferreiro rechazó las críticas hacia el estado de la ciudad y definió A Coruña como una urbe que “ten inercia e potencialidade”.

En el mismo sentido indicó que la ciudad se encuentra en una buena “dinámica” en varios aspectos como el económico, el cultural o el social. “A imaxe transmitida é de que pasan cousas”.
El reciente cambio en el Gobierno central también fue abordado por el regidor coruñés, quien explicó que envió una carta de bienvenida tanto al nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, como al presidente, Pedro Sánchez.
Además del saludo institucional, les emplazó a conversar acerca de asuntos de importancia para la ciudad como algunas infraestructuras o el futuro de la fachada marítima, tema en el que espera un cambio en base a las anteriores manifestaciones hechas por el PSOE.

Comentarios