lunes 26/10/20

Ferreiro insinúa que hay “intereses” detrás de las quejas contra los sintecho

“A Coruña en xeral é unha cidade solidaria, comprometida cos veciños que peor o pasan e así o vai seguir sendo por máis que haxa interese por poñer aos cidadáns en actitudes que non son as reais”, aseguró el alcalde, Xulio Ferreiro, en relación a las protestas surgidas en las últimas semanas en torno a emplazamientos destinados a ofrecer ayuda a personas sin hogar.

La ubicación de Mi casita en Eirís provocó protestas, como las manifestadas en la reunión celebrada esta semana | patricia g. fraga
La ubicación de Mi casita en Eirís provocó protestas, como las manifestadas en la reunión celebrada esta semana | patricia g. fraga

“A Coruña en xeral é unha cidade solidaria, comprometida cos veciños que peor o pasan e así o vai seguir sendo por máis que haxa interese por poñer aos cidadáns en actitudes que non son as reais”, aseguró el alcalde, Xulio Ferreiro, en relación a las protestas surgidas en las últimas semanas en torno a emplazamientos destinados a ofrecer ayuda a personas sin hogar.
Esta aseveración por parte del regidor llegó después de ser cuestionado acerca del realojo de los chabolistas del poblado de A Pasaxe. Ferreiro explicó que hasta el momento se produjo la reubicación de alguno de los antiguos habitantes de este lugar, en todos los casos sin problemas.
Sin embargo, el alcalde concluyó su intervención insinuando que hay determinados intereses en mostrar una cara diferente de los coruñeses. Aunque no especificó a qué situaciones se refería, todo apunta hacia las quejas de las últimas fechas por la ubicación elegida para los diferentes  proyectos municipales de ayuda a los sintecho. 
El caso con mayor repercusión es el de la implantación en Eirís de Mi casita, una iniciativa que consiste en veinte módulos para acoger a personas sin hogar y en situación de exclusión social. Este proyecto, que corre a cargo del Hogar Sor Eusebia y para el que el Gobierno municipal cedió la parcela, fue respondido por los vecinos del barrio con un fuerte rechazo.
Los habitantes de Eirís consideran que esta zona no es la más adecuada para una iniciativa de este tipo y además lamentan que no se les consultase en ningún momento. 

Continuación
Desde entonces, hubo un par de reuniones entre representantes vecinales y miembros del Hogar Sor Eusebia y del Ayuntamiento, pero ambas terminaron en fuertes enfrentamientos por el gran malestar mostrado por los vecinos de Eirís.
El otro caso es el del centro de baja exigencia para personas sin hogar, que en un primer momento se iba a ubicar en el centro cívico de Monte Alto, pero las quejas de algunos vecinos y usuarios llevaron a cambiar su decisión, aunque el programa se mantendrá en el barrio.
Mientras, Xulio Ferreiro aseguró que este tipo de protestas no se produjeron después del realojo de algunos de los chabolistas de A Pasaxe, un proceso que todavía se encuentra a medio camino.
Recientemente, varios de los antiguos habitantes de este poblado fueron reubicados en distintas zonas de la ciudad como Os Castros o Eirís. El regidor explicó que la intención del Gobierno municipal es reubicar a estas personas en diferentes barrios, no a grupos en un espacio determinado. El alcalde detalló que además de realojar a los habitantes de asentamientos chabolistas en pisos de distintas partes de la ciudad, también se está llevando a cabo un control del plan. “Estase facendo un seguimento individualizado e tamén se está falando cos veciños e non teñen ningún problema con estas persoas”, aseguró ayer Xulio Ferreiro.

Incertidumbre
Mientras tanto, algunos de los chabolistas que todavía continúan viviendo en el poblado de A Pasaxe aseguraban en los últimos días que existe incertidumbre acerca de a dónde se trasladarán, a pesar de que el próximo 4 de mayo deberán comenzar los trabajos de demolición de la nave industrial de La Toja, sobre la que pesa una orden para ello desde julio del año 2015, lo que les obligará a dejar en los próximos días este lugar. 
A comienzos de esta semana se produjo un incendio en este asentamiento precario, en el que ninguna persona resultó herida, pero que sí destruyó los espacios que utilizan varios de los chabolistas de este emplazamiento como viviendas.

Comentarios