sábado 28/11/20

Ferreiro confiesa que se sintió intimidado por el ataque a la sede de Marea Atlántica

Xulio Ferreiro reconoció que se sintió “intimidado” cuando la sede de la Marea Atlántica fue atacada el pasado mes de mayo, pocos días después del desalojo de la Comandancia de Obras.

La sede de la Marea en la plaza del Humor fue atacada el pasado mes de mayo | pedro puig
La sede de la Marea en la plaza del Humor fue atacada el pasado mes de mayo | pedro puig

Xulio Ferreiro reconoció que se sintió “intimidado” cuando la sede de la Marea Atlántica fue atacada el pasado mes de mayo, pocos días después del desalojo de la Comandancia de Obras.
El alcalde hizo referencia ayer a los hechos ocurridos hace cerca de dos meses y que tuvieron como resultado daños en el local de la formación en la plaza del Humor.
Según explicó ayer, la madrugada en la que se produjeron los incidentes hubo algunos miembros de la formación que se sintieron “intimidados” por unos “destrozos e actos que non son bos que pasen na nosa cidade”.
El ataque a la sede de la Marea se produjo tres días después del desalojo de la Comandancia de Obras, que estuvo salpicado por incidentes entre las personas que se manifestaban fuera del recinto y las fuerzas de seguridad que lo custodiaban.
Durante los destrozos en la sede de la Marea se registró la rotura de algunos cristales y de la verja de la puerta principal y también aparecieron pintadas en las que se podía leer “Desaloxos=disturbios”, “Marea fascistas” y “Diálogo”. Aunque nadie reclamó la autoría del ataque, en las paredes se podían ver logos del Centro Social Okupado A Insumisa, que era quienes ocupaban la Comandancia de Obras antes del desalojo.
El alcalde reconoció su “intimidación” al hacer referencia a una supuesta orden del Gobierno local de eliminar pintadas contra la Marea Atlántica incluso en espacios privados.
Ferreiro no desmintió esta circunstancia, aunque dejó entrever que no es así. El regidor señaló que “prácticamente todos os días se da orde de limpar pintadas” y que unhas veces son dun cariz e outras doutros”.
En este sentido explicó que todavía ayer se podían ver pintadas contra la Marea Atlántica y que incluso algunas de ellas siguen presentes en el local en el que se encontraba la sede de la formación política.
La relación entre los okupas y los miembros del Gobierno municipal, algunos de los cuales cuentan con un pasado en este movimiento social, se deterioró con el paso de los meses y con el futuro de la Comandancia de Obras como trasfondo.
Los encuentros organizados por el Gobierno local en el centro cívico de la Ciudad Vieja para analizar el futuro de la Comandancia de Obras estuvieron acompañados de protestas de los okupas. La Marea plantea para este espacio el proyecto Naves do Metrosidero, que no es compartido por los okupas como han dejado claro. Otro incidente fue cuando los okupas compartieron en redes sociales fotos del alcalde y algunos concejales usadas como dianas. l

Comentarios