jueves 02.04.2020

Ferreiro asegura que cumplió el 95% de su programa electoral de 2015 y confiesa que sigue “ilusionado”

Asume que tendrá que pactar tras los comicios porque “todos temos que adaptarnos a este contexto político”

El alcalde presentó la cuenta de resultados ante simpatizantes de la Marea en su local de la plaza del Humor | patricia g. fraga
El alcalde presentó la cuenta de resultados ante simpatizantes de la Marea en su local de la plaza del Humor | patricia g. fraga

La sede de la Marea Atlántica en la plaza del Humor fue el escenario ayer de uno de los primeros actos de esta campaña electoral, después de la presentación de la lista: el alcalde, Xulio Ferreiro, quiso rendir cuentas de su gestión ante compañeros de partido y simpatizantes, cerca de 30 personas que se agolparon en el local puesto que la lluvia había impedido que se celebrara en la plaza de España, como estaba previsto. Ferreiro señaló que se cumplió totalmente el 75% del programa, otro 20% se cumplió parcialmente y quedó un 5% sin acometer: “Non fumos quen de facer e creo que hai que dar explicacións do que non se fixo”.

Para el regidor, se trata de una cuestión de higiene democrática, aunque recalcó que no lo había hecho ninguno de sus predecesores. También añadió que se han adoptado muchas medidas que figuraban en el programa, pero confesó que “non estou completamente satisfeito”. Por eso Ferreiro aspira a un segundo mandato, para cumplir ese 5% que les queda “e moito máis, nun modelo de cidade que está cambiando e que esta no bo camiño”. Asegura que está satisfecho de muchos objetivos alcanzados pero que no le gustaría priorizar. Sin embargo, mencionó: la renta social municipal pionera en el Estado español, plantear el debate sobre la fachada litoral, el modelo medioambiental de la ciudad (plantar 1.500 árboles, finalizar los vertidos en la ría de O Burgo...).

Inestabilidad política
El alcalde reconoció que no haber aprobado los presupuestos supuso un obstáculo muy grande en este mandato: la Marea Atlántica solo fue capaz de aprobar una de las cuatro cuentas de su mandato a principios de año, lo que impidió que muchas medidas se llevaran a cabo por falta de tiempo.


El principal problema es que la Marea Atlántica cuenta con diez concejales, el mismo número que el principal partido de la oposición, el PP que, de hecho, ganó las anteriores elecciones por un puñado de votos. El PSOE resultó vital para aupar al poder a Ferreiro, pero ha sido un aliado difícil. La estabilidad en el pleno o que se hubieran cerrado más negociaciones le habría permitido sacar muchos más proyectos adelante.


Sin embargo, recalcó que sigue ilusionado y con fuerzas para seguir sacando nuevas medidas adelante, si es que consigue revalidar su cargo. Por supuesto, todo apunta a que la Marea Atlántica no conseguirá mayoría absoluta tampoco en el siguiente mandato, así que se presentaría igual de convulso que este que está acabando pero el regidor se negó a considerar esta posibilidad todavía. Alega que no está centrado en lo que vaya a ocurrir después de las elecciones sino en finalizar su mandato (para lo que quedan siete semanas) y después “será o que sexa”. Pero no pudo por menos que reconocer que el contexto político del Estado español no es el mismo que hace ocho años. Ni siquiera cuatro años “e todos temos que adaptarnos a este contexto político”.


Quizá por ese motivo, Ferreiro se rió al escuchar las declaraciones de la candidata del PP, Beatriz Mato, acerca de que todos los demás salían a pactar y solo ellos (los populares) luchaban por obtener la mayoría absoluta. Según el alcalde, el PP solo busca evitar una derrota abultada: “Se ve en la aritmética, en los ánimos, en la ciudad, que e o único interese do PP é intentar que a súa derrota sea o mais honrosa posible”. Por el contrario, Ferreiro calificó su campaña de positiva y llena de energía, ilusión.

Comentarios