sábado 23/1/21

Familiares de presos que aguardan un permiso protestan en Tabacos

Cerca de una docena de personas se manifestaron ayer frente a la Audiencia Provincial, provistas de carteles y cacharros de cocina para celebrar una cacerolada. E

Los manifestantes pidieron la libertad para los presos que aguardan acceder al tercer grado | pedro puig
Los manifestantes pidieron la libertad para los presos que aguardan acceder al tercer grado | pedro puig

Cerca de una docena de personas se manifestaron ayer frente a la Audiencia Provincial, provistas de carteles y cacharros de cocina para celebrar una cacerolada. Exigen que se tramiten con celeridad los permisos carcelarios, trámites que entienden que corren peligro de paralizarse por la huelga que los funcionarios de Xustiza mantienen desde hace más de dos meses. “Tengo a mi marido que hace cinco meses y medio que está ahí, en Teixeiro, tengo cuatro hijos y mi hija ha dado a luz, así que ha sido abuelo y todavía no ha podido salir para ver a su nieto”, protestaba la portavoz, Pilar Jiménez.
Durante más de media hora, el grupo se dedicó a golpear los cacharros con fuerza y a corear consignas: “¡Queremos libertad, revisión de los permisos!”. Los familiares consideran que los presos se encuentran entre los más perjudicados por esta huelga, que también afecta gravemente a otros sectores, como el de los abogados y los procuradores, a los que la inactividad de los funcionarios condena a un paro forzoso, y consiguientemente, a una merma de sus ingresos.

Jiménez asegura que su marido “tiene el permiso echado pero le tienen que dar la respuesta este mes, y a lo mejor no le contestan”. Lo que reclamaban ayer a la Xunta es el fin de la huelga a través del acuerdo ¿Qué culpa tienen los presos de que la Xunta no les pague?”; se pregunta al tiempo que denuncia que “tengo primos, Josué y Ricardo, en Teixeiro. Hay mucha gente en la cárcel que están esperando para bajar a CIS (Centro de Inserción Social)”.
Servicios mínimos
Uno de los portavoces de los funcionarios, Roberto Andrade, del SP-USO, trasladó la responsabilidad a la Xunta: “Se cumplen los servicios mínimos y los funcionarios hacen lo que se les manda. Fue la Xunta la que estableció esos servicios mínimos en los juzgados de vigilancia penitenciaria”.
A día de hoy, las negociaciones están paralizadas después de que la última oferta de la Xunta dividiera a los sindicatos entre aquellos que estaban a favor de someterlo a la votación de los afiliados, y de los que no. Por su parte, el portavoz de SPJ-USO hizo un llamamiento a las otras formaciones para que aparcaran sus diferencias: “El comité de huelga debe reunirse otra vez con la Xunta y los siete sindicatos deben ir de la mano”.

Comentarios