sábado 31/10/20

La falta de tiempo amenaza con un San Juan con pocas parrilladas

La imposibilidad de cerrar calles hace que muchos locales ni siquiera se lo planteen, pero otros son más optimistas
24 junio 2018 
A Coruña.- Una jornada en la que A Coruña alcanzó los 29 grados dio paso a una noche de San Juan en la que participaron 170000 personas
Una sardiñada en un San Juan anterior | QUINTANA

A estas alturas, todo el mundo está resignado a vivir un San Juan insólito. Que estará marcado por la ausencia de hogueras. El Gobierno local anunció esta semana en un bando que se permitirán las parrilladas callejeras, pero dicho bando no ha podido emitirse con el mes de antelación acostumbrado, así que queda por ver cuántos permisos se solicitan hasta de la fecha límite, que es el lunes. De momento, a día de ayer, el número de solicitudes no llegaba a las 50, lo que es una cifra baja si se compara con las cerca de trescientas que se podían recibir otros años.

“Yo creo que va a haber más hogueras, pero más distribuidas”, opina Antón Sáez, como presidente de la asociación de hostelería de La Marina, representa a un sector de los menos afectados por las hogueras. “Nosotros tenemos un público muy tranquilo que suele huir de la aglomeración de las playas, pero tampoco montamos parrillas porque tenemos una piedra histórica, poros”, explica. La alcaldesa, Inés Rey, se reunió con los portavoces del sector como él para pedir un San Juan más de barrio, a la antigua.

Otras zonas de la ciudad, donde sí se vive esta fiesta de forma muy intensa, como las calles de San Juan, San José y Orillamar, han decidido no hacer parrilladas porque temen las aglomeraciones habituales que se podrían convertir en focos de contagio.

Solicitud

Algo que ha animado a los hosteleros a participar es el sencillo procedimiento adoptado por el Gobierno local para solicitar permiso de parrillada. En anteriores años, bastaba la comunicación. En este, solo hace falta un reconocimiento de responsabilidad firmada por dos adultos, lo que permite agilizar los trámites.

Los más optimistas esperan que, por lo menos en cuestión de sardiñadas y churrascadas, 2020 no tenga que envidiar a otros años, pero la falta de espacio para congregarse es en sí una limitación importante, aunque necesaria, que impedirá que se forme el ambiente multitudinario que a muchos les resulta atractivo, y que convierte a la noche mágica en una fuente muy considerable de ingresos para el sector hostelero coruñés.

A esto hay que añadir la falta de hogueras como punto de reunión, que provocará que la asistencia, si en verdad no desmerece a la de otros años, sea muy difícil de medir. l

Comentarios