lunes 3/8/20

Un fallo eléctrico en la planta de Repsol genera una columna de humo que alarma a los vecinos

A media mañana, una enorme humareda comenzó a brotar de una de las antorchas de la refinería de Repsol, en Bens, provocando la alarma entre los que la contemplaban, puesto que era muy visible recortada

La llama de la antorcha era más grande de lo habitual y la columna de humo se veía desde toda la ciudad | pedro puig
La llama de la antorcha era más grande de lo habitual y la columna de humo se veía desde toda la ciudad | pedro puig

A media mañana, una enorme humareda comenzó a brotar de una de las antorchas de la refinería de Repsol, en Bens, provocando la alarma entre los que la contemplaban, puesto que era muy visible recortada contra el azul del cielo despejado. Desde Repsol señalaban poco después que la incidencia se debió a “un fallo eléctrico por causas todavía desconocidas”, lo que obligó a detener algunas unidades de producción.
Sin embargo, fuentes oficiales insisten en que por muy grande que pudiera parecer la nube de humo, se mantiene “dentro de los parámetros de funcionamiento, lo cual no supone ningún riesgo ni para los empleados, ni para el entorno más cercano”. La refinería contactó con las autoridades pertinentes y las asociaciones vecinales para informarles.
La incidencia se prolongó hasta las cuatro y media de la tarde, aunque se produjo una nueva humareda cuando la maquinaria se puso en marcha otra vez a media tarde. Desde la planta recuerdan que las antorchas forman parte de los mecanismos de seguridad del complejo industrial y se activan en momentos puntuales, como pueden ser las paradas de las unidades productivas, como en este caso, o al inicio de los procesos de puesta en marcha de alguna de estas unidades. Eso significa que cuando se ve la llama actuar, es una señal inequívoca de que los mecanismos de seguridad han funcionado correctamente.

Comentarios